Escrito porDaniela

Conectando Papershift con empresas y empleados, a través de contenido relevante en el ámbito de los Recursos Humanos.

Cómo reducir el indice de baja por enfermedad en tu empresa

Las bajas por enfermedad son un aspecto de la gestión de recursos humanos que debe reducirse en la medida de lo posible y gestionarse adecuadamente por el alto impacto que pueden tener en la productividad de la empresa. El objetivo fundamental para mantener el rendimiento y mejorar el índice de productividad ha de ser dejarlas solo en las imprescindibles y tomar medidas para prevenir que vuelvan a darse.

¿Qué es una baja por enfermedad de un trabajador?

Baja laboral es el término que utilizamos comúnmente para referirnos a una situación de incapacidad temporal de un empleado. El trabajador, por razones de salud, físicas o psicológicas, no puede trabajar durante un periodo de tiempo determinado.

Baja por enfermedad

Durante la situación de incapacidad temporal, el trabajador tiene derecho a una prestación por incapacidad temporal que varía en función del tipo de baja.

Tipos de bajas laborales por enfermedad

Existen dos clases de bajas laborales por enfermedad en función del origen de la incapacidad del trabajador para desempeñar sus tareas. Se distingue si la baja médica se ha producido dentro del ámbito personal o laboral.

Baja por contingencias comunes

Esta baja médica puede deberse a una enfermedad común o accidente no laboral. El origen no está relacionado con el trabajo, aunque le impide trabajar. Una baja por gripe es un buen ejemplo de este tipo de incapacidad temporal.

Por lo que respecta al salario en las bajas por enfermedad común o accidente no laboral, los primeros tres días de baja no se cobra nada. Del cuarto al vigésimo se percibe el 60% de la base reguladora y a partir del vigésimo primero se cobra el 75%.

Para poder cobrar en esta situación de incapacidad temporal es necesario estar dado de alta en el Instituto Nacional de la Seguridad Social y haber cotizado al menos 180 días en los últimos cinco años.

Baja por contingencias profesionales o accidente laboral

En este caso, el motivo que impide llevar a cabo la jornada laboral está en la misma actividad laboral. Puede deberse a un accidente laboral o a una enfermedad contraída en el trabajo o como consecuencia de él.

En esta situación de incapacidad temporal se cobra el 75% de la base reguladora desde el día siguiente de la baja. El mismo día de la baja se sigue percibiendo el 100% del salario.

Para cobrar en este tipo de baja médica es necesario también estar dado de alta en la Seguridad Social, pero no es necesario haber estado cotizando durante los últimos años.

El convenio al que esté adscrita cada empresa puede establecer complementos para aumentar la prestación que el trabajador percibe mientras sufre una incapacidad por enfermedad común o accidente.

Límites y procedimientos para la baja por enfermedad o accidente

La situación de incapacidad temporal puede prolongarse durante un periodo máximo de 365 días tras el que se decide si se declara una incapacidad permanente, se concede una prórroga adicional o el trabajador se reincorpora a su puesto de trabajo.

La baja por enfermedad común ha de tener un parte o justificante médico que entrega el médico de Atención Primaria o el de la mutua si la atención al trabajador se produce allí. Este justificante debe tener dos copias de las que una es para el trabajador y la otra debe ser facilitada por el propio trabajador o una persona autorizada a la empresa antes de que pasen tres días desde su expedición.

La propia empresa se encarga de gestionar el pago de la prestación.

El parte de baja debe incluir una estimación del médico sobre el periodo de incapacidad que prevé para el trabajador y que se establece en función de la duración de la baja.

Tipos de baja por enfermedad según la duración

Como ya hemos comentado, a menos que se conceda una prórroga especial o se dictamine una incapacidad permanente, la duración máxima de una incapacidad temporal por enfermedad común o accidente es de 365 días.

Ahora bien, hay que tener en cuenta que, a partir de los 180 días de baja, solo el Instituto de la Seguridad Social puede mantener la baja durante más tiempo.

La incapacidad por enfermedad común o accidente, según la duración, puede ser:

  • Muy corta

Por debajo los cinco días naturales desde la emisión del parte y con la posibilidad para el médico de emitir en el mismo documento la baja y el alta médica.

  • Corta

Con una duración de 5 a 30 días naturales.

  • Media

Con un periodo de 31 a 61 días.

  • Larga

Cuando la baja supera los 61 días.

El parte de baja debe incluir la fecha de revisión de la baja que será diferente en función de la duración de la baja.

El trabajador debe comunicar el alta médica a la empresa en un plazo máximo de 24 horas desde su emisión.

Consejos para reducir las bajas por enfermedad común

Siempre con el máximo respeto hacia la salud, los derechos de los trabajadores y las normas de prevención de riesgos laborales, hay muchas opciones para tratar de reducir el índice de bajas laborales en las empresas.

Las bajas suponen huecos en la plantilla que hay que cubrir y que rompen con el funcionamiento normal de la empresa por lo que, en la medida de lo posible, hay que tratar de minimizarlas. La pregunta es cómo lograrlo. Éstas son algunas medidas que pueden ayudar a conseguirlo.

Analiza por qué se produce cada baja por enfermedad

Cada situación de incapacidad temporal tiene sus causas concretas, pero pueden compartir aspectos en los que la empresa puede actuar para mejorarlos o cambiarlos. Es importante determinar qué tipo de enfermedades producen las bajas en la empresa y qué factores las desencadenan para determinar si existe un patrón o causas comunes que se puedan evitar.

En este punto es conveniente contar con la ayuda de un médico, si lo hay en la empresa o desde otros ámbitos si no existe esta figura en la mercantil, para poder determinar si existe un grupo de bajas con causas comunes que puedan ser evitadas.

Papershift
La organización de tu empresa en la nube
  • Programación de turnos
  • Control horario
  • Gestión de las vacaciones
  • Cálculo automático de la nómina
  • Análisis de datos e informes
Prueba Papershift 14 días gratis y sin compromiso.
Prueba 14 días gratis

Selecciona el personal adecuado para cada tarea o equipo

Una buena elección de los trabajadores es fundamental para evitar acabar en atención primaria y reducir el número de trabajadores que acaban con una situación de incapacidad temporal por enfermedad común.

En muchas ocasiones, las bajas por enfermedad pueden deberse a un mal ambiente de trabajo o a la propia desmotivación de los trabajadores que puede terminar incluso en incapacidad por depresión. Hay que recordar que el estrés juega un papel muy importante en las bajas con un origen psicológico.

Ante esta situación de incapacidad temporal se puede actuar cuidando que la composición de los diferentes equipos de trabajo sea la adecuada, ayudando a fijar metas y motivaciones en el trabajo y buscando que cada empleado pueda desempeñar la tarea que mejor encaja con sus aptitudes. Un buen ambiente de trabajo es clave para evitar este tipo de bajas.

Facilita la conciliación familiar y la flexibilidad laboral

Las dos cosas van unidas. La posibilidad de poder realizar horarios que ayuden a pasar más tiempo con la familia y contribuyan a integrar la vida laboral y familiar reduce el estrés y contribuye a incrementar la motivación de los empleados.

También refuerza la productividad de los trabajadores poder contar con más flexibilidad en los horarios o incluso poder optar por el teletrabajo desde casa en días determinados. De esta forma, el trabajo tiene un impacto menor sobre el bienestar del trabajador y se contribuye a evitar la posibilidad de una enfermedad o accidente.

Mejora el centro de trabajo

Aspectos como la luz natural, la climatización, la comodidad de los espacios de trabajo o los ruidos pueden ser muy importantes tanto como agentes para generar problemas de salud como herramientas para mejorar la productividad de los empleados mejorándolos.

Algunos, como la llegada de luz natural o la climatización en determinadas épocas del año, son especialmente importantes para lograr un centro de trabajo cómodo y práctico y evitar una baja por enfermedad. Una mención especial merecen las sillas y los diferentes elementos de trabajo en los que se consigue reducir considerablemente los efectos negativos sobre la salud si se opta por muebles ergonómicos que permitan una mejor postura de los trabajadores.

Pregunta al trabajador

La mejor forma de encontrar soluciones para evitar una incapacidad por enfermedad común o accidente es preguntar a los propios trabajadores qué áreas consideran que hay que mejorar. Tanto si se trata de un trabajador que acumula varias bajas breves como si regresa de una baja por enfermedad larga, una conversación con él puede ayudar a determinar las causas que han llevado a ellas.

Hay que tener en cuenta que la charla no debe ser interpretada en ningún momento como una amenaza por el trabajador por lo que es muy importante cuidar las formas para que se entienda como lo que es: una posibilidad para mejorar el funcionamiento de la empresa y hacerla más productiva y mejor.

Refuerza el espíritu de equipo

No hay que olvidar que cuando se produce una baja médica en una empresa son el resto de compañeros del trabajador los que deben asumir la carga de trabajo que queda pendiente. Una baja por enfermedad puede significar incluso la paralización de un proyecto importante para toda la empresa o que la entidad tenga que hacer un esfuerzo para contratar a más personal.

Por eso, es importante tener en cuenta las repercusiones en todo el equipo cuando se produce una baja por enfermedad común y que los trabajadores conozcan de primera mano las repercusiones que tiene y cómo afecta al conjunto de la entidad una baja.

Mejora la seguridad en el trabajo

La prevención de riesgos laborales es clave para evitar cualquier enfermedad o accidente relacionado con el trabajo y la empresa debe ser la primera en dar ejemplo aportando todos los elementos necesarios para garantizar la seguridad en el trabajo.

Cada sector tiene una normativa concreta que establece el convenio y es importante que se aplique adecuadamente para reducir la posibilidad de una incapacidad por accidente o enfermedad común al mínimo.

La gestión de las bajas con datos digitalizados y fiables, clave para reducirlas

Para poder tomar las medidas adecuadas que conduzcan a la reducción del nivel de bajas es necesario contar con los datos adecuados. Hay que tener cifras exactas y actualizadas de las bajas que se están produciendo en cada momento y las que ya se han ocurrido durante el año en la empresa, cuál es su duración y qué trabajadores son los que han tenido que recurrir a ellas.

La mejor forma de tener todos estos datos disponibles y actualizados es con un buen software de control horario y gestión de vacaciones y bajas como Papershift. Con este programa de gestión se facilita al trabajador todo el proceso para informar de la incapacidad por enfermedad común o accidente y facilita el envío de la documentación necesaria.

Para los responsables de Recursos Humanos es un gran avance porque permite automatizar todo el proceso de las bajas, obtener los datos de forma inmediata y clasificados para su estudio y agilizar enormemente cualquier tarea relacionada con una baja por enfermedad común o accidente.

De esta forma, se dispone de datos precisos sobre las bajas que ayudan a identificar su origen y, por tanto, a tomar las medidas adecuadas para, en la medida de lo posible, prevenirlas y reducirlas.

¡Prueba Papershift 14 días gratis!