Incentivos

Los incentivos son una herramienta muy útil para potenciar la motivación y el compromiso entre los trabajadores de una empresa. Pueden ser económicos o no económicos.
Incentivos

Incentivos económicos y no económicos ¿Cuáles son mejores?

Los incentivos laborales son una parte fundamental en la relación que existe entre los trabajadores y las empresas.

Este plus, que se añade al salario en función de diversas variables, es muy valorado por los empleados que ven en él una forma de reconocimiento e implicación de la empresa con su satisfacción y bienestar en la entidad.

¿Qué son los incentivos a los empleados?

El diccionario de la Real Academia Española de la Lengua lo deja muy claro, un incentivo es el “estímulo que se ofrece a una persona, grupo o sector de la economía con el fin de elevar la producción y mejorar los rendimientos”.

En definitiva, son una recompensa que establece una empresa para favorecer la motivación, el nivel de bienestar y el compromiso de los empleados con la entidad. Los incentivos son siempre acciones adicionales al sueldo que percibe cada trabajador, no deben sustituirlo.

Impacto de los incentivos en la empresa

La existencia de estas medidas que completan el salario multiplica el atractivo de una empresa para los trabajadores. Tienen muchos beneficios a todos los niveles.

Aumento de la productividad y la motivación

Un trabajador que sabe que puede alcanzar unos determinados incentivos está mucho más motivado y comprometido con la empresa y esta situación se acaba traduciendo en un incremento de la productividad.

Captación y retención de talento

La presencia de incentivos es un potente imán para trabajadores cualificados y un motivo de satisfacción para los empleados que ya están en la empresa. Estas iniciativas juegan un papel muy importante para conseguir a los mejores candidatos en los procesos de selección de personal.

Favorecen el trabajo en equipo

Los incentivos individuales ya lo hacen porque es mucho más fácil alcanzar los objetivos si se crean las sinergias adecuadas en los equipos, pero si, además, existen incentivos laborales colectivos, son una efectiva herramienta para potenciar el trabajo en equipo de los diferentes empleados.

Papershift
La organización de tu empresa en la nube
  • Programación de turnos
  • Control horario
  • Gestión de las vacaciones
  • Cálculo automático de la nómina
  • Análisis de datos e informes
Prueba Papershift 14 días gratis y sin compromiso.
Prueba 14 días gratis

Tipos de incentivos en las empresas

En líneas generales, estas medidas pueden clasificarse en dos grandes grupos.

Incentivos económicos

Los incentivos económicos suponen una retribución económica extra para el trabajador o para los directivos. Reciben una cantidad de dinero adicional que puede estar supeditada a ciertas condiciones. La existencia de incentivos laborales económicos influye mucho en el nivel de motivación de los empleados.

Existen diferentes tipos de incentivos laborales económicos.

  • MéritosEn este caso, la percepción de los incentivos laborales económicos está supeditada a la consecución de determinados objetivos por parte de los empleados. Es uno de los incentivos más comunes y pueden ser individuales para un único trabajador o colectivos para un equipo.
  • ComisionesUn clásico de las actividades relacionadas con ventas o puestos de trabajo con un perfil altamente comercial. Cada nueva venta supone el cobro por parte del trabajador de la comisión prevista.
  • BonosDentro de los bonos se incluyen las primas anuales o los planes de préstamos. Es un incentivo económico menos habitual, pero que también se da en algunas empresas.
  • Paga de beneficiosEstablecer una retribución extra para los trabajadores en función del beneficio de la empresa es una forma de involucrarlos más en el funcionamiento de la organización y de aumentar su compromiso.
  • Stock OptionsEs una forma de incentivar a los directivos y mejorar su implicación porque, de esta forma, tendrán mayores beneficios si las acciones de la empresa suben.

Incentivos no económicos o salario emocional

Los incentivos no económicos, también conocidos como salario emocional, han adquirido cada vez más importancia durante los últimos años y, hoy en día, juegan un papel fundamental para la captación de talento y la motivación de los trabajadores.

Dentro de este apartado se engloban una gran variedad de acciones que puede llevar a cabo la empresa para aumentar el grado de satisfacción de los empleados con la entidad.

  • Medidas para favorecer la conciliación laboral y familiarSe pueden entender como una inversión, aunque muchas empresas siguen viéndolas como un incentivo más que como una estrategia a largo plazo que repercuta en beneficios para la empresa.Dentro de estas medidas destaca la flexibilidad horaria. La posibilidad de ajustar la jornada laboral a las necesidades que marca el ámbito personal o familiar es una opción muy valorada por los empleados que disfrutan de una mejor coordinación entre su actividad laboral y su tiempo libre.

    Otra medida en este sentido es la posibilidad de teletrabajar. Ofrecer la alternativa de trabajar de forma híbrida, unos días de forma presencial y otros desde casa, es también algo que ayuda a la conciliación familiar y laboral. El teletrabajo suele ir acompañado en muchos casos de una mayor flexibilidad el horario de la jornada laboral.

    Ofrecer algún día libre cuando se ha culminado con éxito un proyecto o se ha alcanzado un objetivo concreto es otro de los incentivos que también tienen mucho éxito entre los trabajadores de una compañía, tanto entre los que disfrutan de ese día libre como entre los que ven la posibilidad de alcanzarlo.

  • Incentivos de serviciosHay diversas medidas con las que la empresa puede elevar el nivel de satisfacción del trabajador. Los planes de pensiones, las guarderías en la empresa o también ofrecer la posibilidad de disfrutar de actividades como gimnasios o comidas de forma gratuita o con un precio más reducido son algunas opciones muy bien recibidas por los empleados porque mejoran su calidad de vida.Se trata de aportar al trabajador una serie de servicios extra que fuera de la empresa no podría disfrutar.
  • FormaciónLos programas de capacitación y, más aún, los planes de formación o de carrera dentro de la empresa son un poderoso polo de atracción para nuevos trabajadores cualificados y un incentivo muy valorado por los empleados.Las acciones enfocadas a la formación tienen consecuencias positivas tanto para el trabajador que mejora sus capacidades y su currículum como para la empresa que dispone de personal más cualificado.
  • Espacios de ocioEs una iniciativa que se ha extendido mucho en las empresas tecnológicas y startups y que busca disponer de lugares en los que los empleados puedan liberarse del estrés y disfrutar de unos momentos de ocio.Compartir ocio puede llevarse a cabo también fuera de la empresa y ayuda mucho al team building. Se pueden organizar actividades que ayudan a reforzar la cohesión de los equipos como comidas, escapadas o excursiones de senderismo.

Tecnología para fijar los incentivos

Aspectos como el control horario, la jornada laboral o los permisos son datos básicos para poder determinar los incentivos que pueden necesitar los trabajadores de una empresa y para fijar posibilidades como la flexibilidad horaria o el teletrabajo.

Es muy importante contar con un software de gestión de recursos humanos como Papershift que permite conocer rápidamente y en profundidad todos los aspectos relacionados con el cumplimiento horario y el calendario laboral de cada uno de los trabajadores. De esta forma se puede visualizar más fácilmente las diferentes posibilidades que se pueden implementar para flexibilizar la jornada.

El software hace mucho más sencillo crear un plan de incentivos eficaz y ajustado a las necesidades reales.

Plan de incentivos laborales

Para que los incentivos realmente tengan sentido y den los frutos esperados hay que planificar su diseño y puesta en marcha. La mejor forma de hacerlo es poner en marcha un Plan de Incentivos Laborales que debe seguir estos pasos.

Análisis de la situación

Antes de concretar el plan hay que realizar un estudio completo de las necesidades de los empleados de la empresa y su nivel de satisfacción a través de encuestas o entrevistas. En función de las necesidades expresadas por ellos se podrán establecer los incentivos que pueden resultarse más interesantes.

Definición de los incentivos y los objetivos para alcanzarlos

Como hemos mencionado hay que adaptar los tipos de incentivos a las características de los trabajadores. A pesar de que los económicos pueden parecer los más atractivos son muchos los empleados que prefieren medidas de conciliación familiar a cobrar más dinero.

Elaboración del plan y publicación

El plan debe marcar acciones con un límite temporal para que, llegados a ese punto, puedan ser valorados y reestructurados de nuevo. Es importante que el plan de incentivos llegue a todos los trabajadores, hay que conseguir que todos tengan claro que tienen esa posibilidad de lograr beneficios extra.

Evaluación

Los límites temporales del plan son el momento de proceder a la evaluación del plan de incentivos laborales y crear uno nuevo con lo aprendido. De nuevo, las encuestas y las entrevistas pueden servir para conocer si la percepción de la empresa ha mejorado y hay que tener en cuenta también si las medidas han influido en la productividad o el rendimiento de los diferentes equipos.

¡Prueba Papershift 14 días gratis!

Errores que hay que evitar en el plan de incentivos

A la hora de diseñar y aplicar un plan de incentivos hay que vigilar dos aspectos básicos que pueden provocar que se produzca un resultado opuesto al deseado.

Ambiente de trabajo

Hay que cuidar que los incentivos no sirvan para crear un mal ambiente de trabajo. La justicia y la equidad entre todos los miembros del personal y los directivos es esencial para que el plan tenga éxito.

Si se crean agravios comparativos, el plan se percibirá como injusto y creará un mal ambiente de trabajo entre los trabajadores que tendrá consecuencias negativas en la motivación.

No deben servir para cubrir necesidades básicas

El salario es la base de la relación laboral entre el trabajador y la empresa y es esta retribución la que debe cubrir las necesidades básicas de los empleados.

Los incentivos no pueden sustituir o completar al salario en ningún caso. No son una parte del sueldo, sino una recompensa por el buen trabajo realizado o un extra que proporciona la empresa a sus trabajadores.

Teniendo en cuenta todos estos aspectos, los incentivos pueden convertirse en un atractivo más de tu empresa que sirva para contar con los mejores trabajadores y para que los que estén ya en ella valoren su situación y sirvan como embajadores de la entidad.



Escrito porDaniela

Conectando Papershift con empresas y empleados, a través de contenido relevante en el ámbito de los Recursos Humanos.