Escrito porDaniela

Conectando Papershift con empresas y empleados, a través de contenido relevante en el ámbito de los Recursos Humanos.

 Jornada intensiva o jornada continua ¿En qué consiste?

Jornada Intensiva

Es cada vez más frecuente evidenciar cómo las empresas optan por instaurar la jornada intensiva también llamada jornada continua. Principalmente se realiza para impulsar y mejorar la efectividad en el trabajo. Usualmente este método se utilizaba en los meses de verano, sin embargo, gracias a sus buenos resultados su uso no se ha limitado solo a la temporada de verano.

Para los trabajadores la flexibilización de la jornada laboral es bienvenida, debido a que se ven favorecidos en varios ámbitos. Es una herramienta muy buena a la cual las empresas recurren, puesto que trae consigo muchas ventajas y beneficios.

¿Qué es la jornada intensiva?

La jornada intensiva consiste en cumplir con las horas de trabajo de manera continua. En este tipo de jornada no se realizan pausas, por consiguiente, los empleados podrán salir de su trabajo más rápido.

Al implementar una jornada intensiva de trabajo, se busca fomentar y mejorar el rendimiento laboral. Cabe destacar, que al incrementar la productividad de la empresa no solo es beneficioso para el empleador sino también para el empleado.

En un principio, este tipo de jornada era exclusivamente utilizada en los meses estivales. Como consecuencia de una reducción en el volumen de trabajo característico de la época. Sin embargo, ahora se suele sacar partido de esta herramienta en el momento que la empresa considere. De modo que se aproveche las ventajas que esta medida genera.

¿Diferencias entre la jornada intensiva o continua y una jornada partida?

Es muy fácil identificar las diferencias que existen entre una jornada partida y una jornada intensiva. En la jornada partida se dispone de un descanso prolongado de aproximadamente una hora normalmente al medio día. Este tipo de jornada es la que se ha utilizado durante muchos años. Sin embargo, ha perdido relevancia a causa de las ventajas que ofrece el uso de la jornada intensiva.

Una jornada partida, suele ser más afín con el sector de atención al cliente. Usualmente inicia a partir de las 9 hasta las 14hrs, para verse interferida por una pausa de aproximadamente dos horas. Se reanuda nuevamente a las 16hrs para culminar a las 19, completando así el turno de 8 horas diario.

Por el contrario, una Jornada intensiva iría desde las 7:30 hasta las 15:30 sin interrupciones largas y solo disponiendo de una pequeña pausa. En ocasiones, la jornada continua se realiza laborando menos horas a la semana, por esto, resulta necesario compensar en el transcurso del año las horas faltantes.

¿Cómo funciona la Jornada intensiva?

Antes de poner en marcha la jornada intensiva o continua, es necesario establecer las regulaciones a seguir, a través de los convenios colectivos para su correcta aplicación. Cada empresa fijará el uso de la jornada intensiva especificando la fecha de inicio, finalización, el horario y la duración de esta.

Una vez realizado lo anteriormente mencionado, solo faltará determinar en qué tipo de jornada se trabajará antes de dar la aprobación. Se podrá optar por una jornada intensiva en verano, una jornada continua solo para los viernes o si esta medida será instaurada durante el resto del año.

¿Cuáles son los tipos de Jornadas Intensivas?

Hay diferentes tipos de jornadas intensivas por ello es muy importante tener claro en que consiste cada una de ellas. A continuación, se explicarán puntos claves que ayudan a diferenciar las clases de jornadas intensivas:

  • Jornada intensiva de verano: Como su nombre lo indica, es el tipo de jornada laboral que suele aplicarse en los meses correspondientes al verano. La jornada intensiva en verano, se suele pactar en los convenios colectivos a partir del 1 de junio al 30 de septiembre o del 15 de junio al 15 de septiembre.
  • Jornada intensiva de los viernes: En este caso se trabajan más horas de lunes a jueves. De modo que para el viernes, sea necesario trabajar menos horas para completar el tiempo de trabajo establecido.
  • Jornada intensiva de todo el año: En algunas empresas se suele instaurar este tipo de jornada, la cual consiste en trabajar durante todo el año de manera continua. La organización es fundamental en caso de implementarse, principalmente para realizar un seguimiento del número de horas laboradas.

Para la gestión y control de las horas de trabajo se recomienda el uso de softwares como Papershift. Con este tipo de herramienta se mantiene una debida organización, evitando complicaciones y así facilitando la gestión del personal. Papershift irá de la mano de las necesidades de los empleados, y optimizará los turnos de una manera eficaz, fácil y rápida.

¡Prueba 14 días gratis!

Descanso durante la jornada intensiva

Descanso jornada continua

El estatuto de los trabajadores el cual regula la jornada intensiva establece que: toda jornada que exceda las 6 horas contará con un descanso de 15 minutos. Cabe destacar, que este descanso no es tiempo efectivo de trabajo según lo establece el artículo 34.

La empresa puede considerar lo contrario, y reconocer el tiempo de descanso como tiempo efectivo de trabajo. Esto deberá estar consignado mediante el convenio colectivo o contrato de trabajo como lo indica el estatuto de los trabajadores.

¿Ventajas de la jornada intensiva?

Las jornadas intensivas son muy atractivas tanto para las empresas como para los trabajadores. Se suele hablar principalmente a favor de la productividad, sin embargo, otro aspecto relevante es el mejoramiento en la calidad de vida del trabajador. A continuación, se detallan las ventajas de las jornada intensivas o continuas:

  • Más motivación: Un trabajador motivado genera muy buenos resultados. Esto quiere decir, que las empresas tendrán unos empleados proactivos y con un excelente desempeño al implementar una jornada intensiva.
  • Mas productividad: Al flexibilizar las horas de trabajo con una jornada intensiva, se evidencia un mejor uso del tiempo. Esto se traduce en un aumento de la productividad, beneficiando a todo el equipo de trabajo.
  • Reduce el absentismo: Una de las ventajas de la jornada laboral continua recae en la reducción del absentismo. Al permanecer menos horas en el trabajo el empleado dispone de más tiempo libre. por consiguiente, podrá mantener el equilibrio entre su vida personal y laboral de manera que evitará faltar al trabajo.
  • Reduce el estrés: Cabe resaltar que una jornada intensiva puede reducir significativamente el estrés de los trabajadores. Al disminuir las horas de trabajo el empleado dispone de más tiempo, por tanto, podrá ser aprovechado en un mayor descanso entre cada jornada.
  • Reducción de costes: Otra de las ventajas que supone una jornada intensiva de trabajo es el ahorro de recursos. Al estar menos tiempo dentro de las instalaciones de la empresa, esto permite que se abarate el costo de funcionamiento de esta.
  • Mejora en la imagen de la empresa: Si una empresa concentra sus esfuerzos en mejorar las condiciones laborales de sus empleados. Esto demuestra un interés por la parte humana de su corporación. Al permitir flexibilizar la jornada de sus trabajadores, se genera en ellos una imagen positiva y de pertenencia hacia esta.

Es por esto y mucho más, que cada vez se ha popularizado el uso de las jornadas intensivas o continuas. En vista de que aportan muchas ventajas para el sector laboral. Cabe resaltar que los beneficios no son únicamente para la empresa, sino, una gran parte va destinada para los empleados.

Estas medidas son muy recomendables ya que favorece la satisfacción del equipo de trabajo. Lo cual es una pieza clave para la obtención de excelentes resultados, garantizando de esta forma el éxito de una empresa.

¿Desventajas de la jornada intensiva?

La jornada intensiva al igual que cualquier otro tipo de cambio tiene sus pros y sus contras. A pesar que tiene más beneficios que desventajas, es conveniente señalar e identificar algunas de las desventajas que posee la jornada continua de trabajo:

  • Bajas en la productividad: Por contradictorio que parezca, se puede tener una baja en la productividad sino existe un orden a la hora de poner en práctica una jornada intensiva. Por esta razón, es importante una correcta planificación y gestión de la carga de trabajo y de los horarios. De esta manera se logrará cumplir con las labores asignadas, a pesar de que se esté trabajando menos horas por jornada.
  • Problemas con la implementación: En ciertos sectores puede llegar a ser contraproducente el laborar bajo una jornada intensiva. Como por ejemplo, en el sector de servicio al cliente. Así que, es necesario analizar estas situaciones antes de instaurar una jornada intensiva.
  • Inconsistencia en los horarios: Las empresas trabajan en conjunto con otras, y muchas veces dependen de ello para su correcto funcionamiento. Es ahí en donde pueden surgir problemáticas. Si una empresa está trabajando con una jornada intensiva y el otro proveedor no lo está, no coincidirán en los horarios y causará problemas logísticos.
  • Problemas de adaptación: El empleado es una persona rutinaria, por ende, al cambiar su jornada de trabajo puede costarle adaptarse. Los nuevos lineamientos pueden ocasionar malestar de parte del trabajador. Al no estar de acuerdo, o que simplemente sus necesidades no se adapten a las nuevas condiciones de jornada se genera un conflicto.