Escrito porDaniela

Conectando Papershift con empresas y empleados, a través de contenido relevante en el ámbito de los Recursos Humanos.

¿Cuándo puede haber un permiso retribuido y cómo gestionarlo?

El Estatuto de los Trabajadores establece que existen circunstancias justificadas en las que un trabajador puede ausentarse del trabajo sin dejar de percibir su sueldo, a estos se les denominan permisos retribuidos. Son momentos excepcionales como un matrimonio, un accidente o un fallecimiento en los que es necesario contar con unos días de permiso para poder disfrutarlos o superarlos.

Estos días son los permisos retribuidos, un derecho del trabajador de duración determinada y regulado por el Estatuto de los Trabajadores. La empresa debe conceder este permiso al empleado si no existen circunstancias que lo impidan y el trabajador no puede recibir ninguna sanción por disfrutarlos.

¿Qué es un permiso retribuido?

En definitiva, un permiso retribuido es una ausencia del trabajo sin pérdida de salario por una causa justificada con anterioridad o a posteriori. Es un derecho laboral que tiene el trabajador, cuenta con una duración limitada en el tiempo y está regulado por artículo 37 del Estatuto de los Trabajadores.

Hay que recordar que, en muchas empresas, el convenio modifica las condiciones de los permisos retribuidos. Solo puede hacerlo ampliando las condiciones mínimas que establece el estatuto para estos permisos retribuidos del trabajador.

Tipos de permisos retribuidos según el Estatuto de los Trabajadores

El Estatuto de los Trabajadores clasifica los permisos retribuidos en función de las circunstancias que los motivan. De esta forma, se pueden distinguir estos tipos de permisos retribuidos.

Permiso por matrimonio

El permiso retribuido para un empleado que formaliza un matrimonio o una pareja de hecho es de 15 días naturales a partir del día del enlace. Este periodo de 15 días naturales es el mínimo, el convenio colectivo puede ampliarlo en más días, nunca reducirlo.

Para poder disfrutar del permiso retribuido por matrimonio es necesario hacer un preaviso a la empresa con una antelación de al menos 15 días naturales y el empleado ha de poder acreditarlo con un acta o de algún modo.

En este tipo de permiso también cuentan los días festivos una vez se ha iniciado al ser de 15 días naturales. Pero si la boda es durante el fin de semana, el permiso para el trabajador no empieza hasta el lunes, es decir, el primer día laborable.

Hay que tener en cuenta, en el caso de que se quiera postergar la luna de miel que solo puede retrasarse si el empleado llega a un acuerdo con la empresa.

Permiso por nacimiento de hijo o adopción

El permiso retribuido por nacimiento y cuidado del menor, que sustituye a los permisos de paternidad y maternidad, es de 16 semanas para ambos progenitores desde el 1 de enero de 2021. El Real Decreto Ley de medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación de 2019 es el que fijó este nuevo permiso retribuido y las nuevas condiciones para disfrutarlo.

El permiso se incrementará en caso de parto múltiple en función del número de bebés.

Las seis semanas posteriores al parto se han de disfrutar de forma ininterrumpida, obligatoria y a jornada completa. Las diez semanas restantes se pueden coger en periodos semanales de forma acumulada o interrumpida dentro de los 12 meses posteriores al parto.

Si hay un nacimiento prematuro, el trabajador o trabajadora tiene derecho a un permiso retribuido de una hora mientras dure la hospitalización del bebé.

Este permiso retribuido es exactamente igual en caso de adopción.

Permiso prenatal y previo a la adopción

También hay un permiso retribuido, solo por el tiempo imprescindible, para la realización de exámenes prenatales y técnicas de preparación al parto si coinciden con la jornada de trabajo.

También en caso de adopción o acogimiento, el empleado tiene derecho a un permiso retribuido para asistir a cursos de información y preparación para esta nueva situación y a ausentarse del trabajo. También aquí, solo se puede dejar el puesto de trabajo por el tiempo indispensable.

Si hay más de dos casos en una misma empresa, los responsables de la empresa podrán limitar este derecho si consideran que afecta al funcionamiento de la entidad.

Permiso por fallecimiento, accidente o enfermedad grave

El trabajador podrá disfrutar de dos días de permiso retribuido en casos de fallecimiento, accidente o enfermedad grave de un familiar hasta segundo grado de consanguinidad. También se podrá disfrutar del permiso si hay hospitalización que precise reposo o intervención quirúrgica sin hospitalización que requiera reposo domiciliario de parientes.

El permiso retribuido en estos casos de hospitalización o intervención quirúrgica, fallecimiento, accidente o enfermedad grave de un familiar del trabajador será de cuatro días si es necesario realizar un desplazamiento para la hospitalización o intervención quirúrgica.

Los días no laborables no cuentan para el permiso por fallecimiento por lo que si el deceso se produce en fin de semana y no es un día de trabajo, el permiso retribuido empezaría el lunes.

Permiso por traslado de domicilio

Si el empleado se traslada de lugar de residencia habitual tiene derecho a un día de permiso. No importa si el traslado es dentro o fuera de la ciudad, la provincia o la comunidad autónoma, siempre puede solicitar este permiso a la empresa.

El objetivo de este permiso es dar un pequeño lapso de tiempo para que el trabajador pueda realizar la mudanza y asentarse.

Permiso por deber inexcusable de carácter público y personal

Dentro de esta categoría se incluiría el permiso para ejercer el derecho de voto, que es el más habitual, pero también puede ser, por ejemplo, para testificar o ser jurado en un juicio o para la renovación del DNI.

Solo se tiene derecho a ausentarse del trabajo el tiempo indispensable para el cumplimiento de un deber inexcusable de carácter público y personal que haya que cumplir. Pueden ser horas o días de permiso.

Si el compromiso obliga a ausentarse del trabajo durante más del 20% de la jornada laboral durante más de tres meses, la empresa puede trasladar al trabajador con el permiso a la situación de excedencia forzosa. Hay que tener en cuenta que si el cumplimiento del deber inexcusable tiene una retribución económica, se puede descontar del salario de la empresa.

Permiso por representación sindical

Si el empleado es representante de los trabajadores, sindical, delegado de personal o miembro del comité de empresa, tiene derecho a permisos retribuidos. En este caso, el convenio también tiene mucho que decir para establecer el tiempo necesario para cada caso.

Ahora bien, el mínimo va desde las 15 horas al mes de los representantes de empresas con menos de 100 empleados hasta más de 40 horas al mes de las empresas con más de 750 trabajadores. Suele haber bastantes diferencias entre cada convenio.

Permiso por formación o para exámenes

Un trabajador que esté estudiando puede disfrutar de un permiso retribuido para la realización de exámenes. Podrá ausentarse de su puesto de trabajo solo durante el tiempo necesario para realizarlos.

Otros permisos

A través del convenio colectivo se pueden establecer también otros tipos de permisos retribuidos diferentes a los previstos. Cada convenio puede plantear una situación diferente y establecer tipos de permisos distintos.

 

Previo aviso y justificación

En los permisos retribuidos, el empleado está obligado a avisar a la empresa con antelación. Excepto en el caso del permiso por matrimonio, la antelación no está determinada por el Estatuto de los Trabajadores en el resto de permisos retribuidos.

En muchos casos, el convenio colectivo sí detalla con cuantos días de antelación debe avisar el trabajador a la empresa. El aviso puede ser verbal en algunos casos, pero es conveniente que la solicitud del permiso retribuido sea siempre por escrito para dar más seguridad al empleado y a la empresa.

No hay que olvidar que la autorización de la empresa es imprescindible para que el empleado pueda disfrutar de su permiso retribuido. Si no existe, el trabajador puede recibir una sanción proporcional a los días de ausencia de su puesto de trabajo.

El trabajador también puede reclamar una indemnización por daños y perjuicios si considera que la empresa le ha denegado el permiso retribuido de forma injustificada.

Justificación

El empleado tiene que acreditar la causa que le lleva a pedir un permiso retribuido. No existe un proceso definido para esta acreditación que, en cualquier caso, debe ser proporcional al permiso demandado. Por ejemplo, en el caso de un examen, es habitual que el empleado entregue el justificante que se facilita en el momento de su realización a la empresa para justificar el permiso.

La justificación del permiso puede, incluso, no ser necesaria si no se solicita por parte de la empresa, pero debe poder presentarse algún tipo de acreditación si es reclamada. La justificación del permiso puede ser a posteriori y la documentación exigida nunca puede ser excesiva o desproporcionada.

¿Cómo se pide un permiso retribuido?

No existe un modelo establecido para solicitar o conceder un permiso retribuido. Lo mejor es que tanto la solicitud del empleado como la concesión de la empresa se hagan por escrito para que quede constancia del procedimiento y sus resultados.

¿Desde qué momento se empieza a disfrutar del permiso?

El convenio colectivo es el que suele fijar cuando empieza a disfrutarse cada uno de los permisos retribuidos. Más allá de lo que diga el convenio colectivo, existían dudas sobre si el permiso debe empezar el día que se produce el hecho causante o el primer día laborable después del hecho. Las últimas sentencias de los tribunales han consolidado la tendencia de que sea el primer día laborable el inicio del permiso.

Sin embargo, hay tipos de permisos como el permiso para realizar un deber público o el permiso de mudanza en el que es el día del hecho causante el que marca el inicio. El convenio colectivo suele establecer con precisión cuando empieza el permiso en cada caso.

En el caso, por ejemplo, del matrimonio, se reconoce que, si se celebra un fin de semana, el permiso no empezaría a contar hasta el primer día laborable, es decir, el lunes. Pero la situación cambia en los diferentes tipos de permisos.

¿Qué sueldo se cobra durante los permisos retribuidos?

Durante los permisos retribuidos, el trabajado debe cobrar el mismo sueldo que durante cualquier jornada de trabajo. La empresa debe incluir el salario base, los complementos y los pluses de producción o productividad del empleado.

¿Los permisos retribuidos deben recuperarse?

Los días de permiso se deben contar como días de trabajo efectivo y, según el Estatuto de los Trabajadores, no deben recuperarse. Ahora bien, en algunos convenios colectivos se establecen permisos retribuidos por asuntos propios que no son considerados días de trabajo efectivo y el trabajador debe recuperarlos, pero solamente en los casos de estos permisos recogidos por el convenio.

¿Las empleadas del hogar tienen derecho a permisos retribuidos?

Las empleadas del hogar tienen el mismo derecho que el resto de trabajadores a los permisos retribuidos que recoge el Estatuto de los Trabajadores.

Permisos retribuidos recuperables

Durante la pandemia se pusieron en marcha los permisos retribuidos recuperables. Estos permisos permitían al trabajador quedarse en casa cobrando su salario, pero le obligaba a recuperar después este tiempo que no había trabajado para la empresa.

Los permisos retribuidos recuperables son como los permisos retribuidos vistos con anterioridad con la única diferencia de que había que recuperar el tiempo no trabajado en la empresa.

Permisos no retribuidos

Se consideran permisos no retribuidos todos los que no están regulados por el Estatuto de los Trabajadores como retribuidos, salvo que el convenio colectivo de un determinado sector, las normas de la empresa o el propio contrato indiquen que sí deben tener una compensación económica.

Normalmente deben solicitarse con un preaviso que advierta a la empresa de la intención del trabajador de coger el permiso.

La mejor forma de gestionar los permisos retribuidos

Contabilizar los permisos retribuidos que cogen los trabajadores, especificar su número, tener presentes los días de inicio y reincorporación… la gestión de los permisos retribuidos es compleja. Llevarla cabo a mano o con plantillas exige un gran esfuerzo por parte de la empresa y una dedicación de tiempo y dinero que se puede ahorrar.

Un software de control de horarios y gestión de vacaciones como Papershift permite automatizar el proceso de solicitud y disfrute de permisos retribuidos y asegura un control constante y exhaustivo sobre este tipo de permisos. Es una garantía de eficacia en la gestión del personal y de supervisión de los permisos que se aprueban.

¡Prueba 14 días gratis!