El absentismo laboral puede ser un grave problema para cualquier empresa si no se detecta a tiempo. La ausencia reiterada del puesto de trabajo genera pérdidas económicas, obliga a redistribuir la carga de trabajo y crea mal ambiente.

¿Qué es absentismo laboral?

Por absentismo laboral se entiende la ausencia del trabajador del puesto de trabajo y el abandono de las tareas que lleva aparejadas durante la jornada laboral. El absentismo, en la práctica, supone que un empleado deja su puesto de trabajo o no hace acto de presencia en él.

Dos de las tres definiciones que ofrece el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua encajan muy bien con su significado en el mundo laboral. “Abstención deliberada de acudir al lugar donde se cumple una obligación” es la primera acepción de absentismo en el diccionario. “Abandono habitual del desempeño de funciones y deberes propios de un cargo” es la segunda.

El absentismo laboral , o ausentismo como se conoce en Iberoamérica, supone, por tanto, el incumplimiento del contrato de trabajo a través de faltas de asistencia y puede generar importantes pérdidas a la empresa.

 

Absentismo laboral

De hecho, la ausencia de una persona obliga a que otro empleado asuma sus tareas y desajusta la distribución laboral de toda la empresa. Genera, por tanto, un descenso de la productividad, tanto del trabajador que no está como del que lo sustituye, y crea mal ambiente ante la situación sobrevenida.

Para poder hacer frente a a esta situación es importante conocer bien sus características y qué posibilidades existen para solucionarla.

Tipos de absentismo

Se pueden distinguir tres tipos de absentismo laboral:

Absentismo justificado o previsible

Se trata de faltas de asistencia de las que el trabajador informa previamente a la empresa. Dentro de este ámbito entrarían tanto las que se pagan como los premisos legales retribuidos como las que no como los permisos personales que no tienen retribución.

También se encuadrarían en este apartado las bajas médicas por enfermedades comunes que no superan los 20 días o por accidente de trabajo con baja laboral.

Absentismo injustificado o voluntario

En este caso, el trabajador abandona su puesto de trabajo sin autorización de la empresa y sin ninguna causa justificada. Se trata de un incumplimiento del contrato de trabajo y el empresario puede sancionarlo de forma proporcional al número de días que no ha habido asistencia al trabajo.

Dentro de este tipo de absentismo laboral se puede distinguir entre el absentismo voluntario en el que no hay ninguna intención de acudir al puesto de trabajo y el injustificado en el que hay una causa, pero no está recogida como posibilidad para no acudir al trabajo.

En caso de abandono del puesto de trabajo sin advertir a la empresa por parte del trabajador, deberá ser prolongado y con una intención clara del trabajador de dejarlo para que sea considerado absentismo laboral. Si no es así, se trata de una falta de asistencia prolongada.

Absentismo presencial o “presentismo”

Este absentismo laboral se produce cuando el trabajador sí realiza su jornada laboral, pero dedica una parte del tiempo a actividades que nada tienen que ver con sus tareas en la empresa. También se considera presentismo si el trabajador simplemente no hace nada durante parte de las horas de de su jornada laboral.

¿Cómo se calcula el índice de absentismo laboral?

El índice de absentismo laboral en una empresa es el porcentaje que se obtiene al dividir el número total de horas de absentismo entre el número total de horas trabajadas y multiplicando el resultado por cien. Si este porcentaje se incrementa o es muy elevado, hay que tomar medidas para atajarlo.

Faltas de asistencia al puesto de trabajo que no son absentismo

Hay faltas de asistencia debidas a situaciones con una especial protección que, en ningún caso, pueden considerarse absentismo laboral. En esta categoría sitúa el Estatuto de los Trabajadores el tiempo utilizado actividades de representación legal de los trabajadores, en una huelga legal o por accidente de trabajo.

Tampoco se pueden considerar absentismo laboral los permisos por parto o lactancia o las ausencias por riesgo durante el embarazo o por accidente no laboral.

Motivo de despido justificado

Motivo de despido justificado

El Estatuto de los Trabajadores contempla que las faltas de asistencia reiteradas al puesto de trabajo, aunque estén justificadas, que lleguen al 20% de las jornadas hábiles durante dos meses consecutivos o al 25% durante cuatro meses discontinuos durante un periodo de doce meses y siempre que el índice de absentismo del total de la plantilla durante ese periodo supere el 5%, son motivos de extinción del contrato de trabajo.

La normativa establece también que, cuando las faltas de asistencia al trabajo se deben a una enfermedad o accidente del trabajador, la empresa puede verificar el estado del empleado.

También establece que el Comité de Empresa debe recibir, de forma trimestral, las estadísticas sobre el índice de absentismo laboral en la empresa y sus causas.

Causas del absentismo laboral

El absentismo laboral puede presentarse de diferentes formas y suele tener causas muy diversas, algunas debidas al trabajador y otras a la empresa.

Los problemas relacionados con la salud mental como el estrés y la ansiedad son causas frecuentes de absentismo laboral y cada vez tienen más presencia. Ahora bien, en un estudio de Adecco sobre el absentismo laboral se siguen percibiendo los problemas posturales como uno de los principales factores de riesgo e incapacidad para el empleado.

La mala organización dentro de la empresa o una carga del trabajo desequilibrada es también una fuente de absentismo laboral y, especialmente, de presentismo.

Medidas para evitar el absentismo

La mejor solución para evitar el absentismo es llevar un adecuado control horario y de la jornada laboral que permita conocer cuándo se produce absentismo y sus causas. Un software como el de Papershift facilita el control de la jornada laboral, gestionar vacaciones y ausencias, detectar el absentismo y tomar las medidas adecuadas para reducirlo.

El otro factor importante es la comunicación. Preguntar al empleado, interesarse por su trabajo y las razones de sus ausencias ayuda mucho a solucionar el problema. Conocer con detalle qué motiva su ausencia o abandono del puesto de trabajo hace más fácil corregir las causas que llevan al absentismo.

¡Prueba Papershift 14 días gratis!

Escrito porDaniela

Conectando Papershift con empresas y empleados, a través de contenido relevante en el ámbito de los Recursos Humanos.