Contrato a tiempo parcial

El contrato a tiempo parcial es ideal para personas y empresas que buscan relaciones laborales que sean inferiores a la jornada laboral completa.
Contrato a tiempo parcial

El contrato a tiempo parcial es una forma de contratación a la que recurren las empresas y los trabajadores que necesitan relaciones laborales más limitadas en el tiempo de las que implicaría una jornada completa.

¿Qué es un contrato a tiempo parcial?

En el artículo 12 del Estatuto de los trabajadores se explica que un contrato es a tiempo parcial “cuando se haya acordado la prestación de servicios durante un número de horas al día, a la semana, al mes o al año inferior a la jornada de trabajo de un trabajador a tiempo completo comparable”.

A este respecto, hay que recordar que la jornada completa puede no ser siempre de ocho horas diarias, que es el límite máximo de una jornada de trabajo, en algunas empresas esta jornada completa es inferior. Si no existe ningún trabajador comparable, se considerará jornada completa la que fije el convenio colectivo y, si tampoco se establece en este documento, la máxima legal, es decir 40 horas semanales.

Contrato a tiempo parcial

Ventajas del contrato a tiempo parcial

Con los contratos a tiempo parcial se abre una puerta a una mejor adaptación de la empresa y los trabajadores a sus necesidades. Es una herramienta que permite hacer más fluido el mercado de trabajo y el proceso de contratación.

Ventajas para el empresario

  • FlexibilidadEs quizá, la más importante. El contrato a tiempo parcial permite cubrir determinadas necesidades de personal por bajas temporales, picos de producción o campañas concretas.
  • Reducción de costesRelacionado con el punto anterior, el contrato de trabajo a tiempo parcial facilita contener los costes de personal porque solo se incorpora a los trabajadores a tiempo parcial que son necesarios. No se paga por un tiempo de trabajo que realmente no es necesario.
  • Adecuación de la plantillaLos contratos a tiempo parcial permiten detectar las posibles carencias en la plantilla y ayudan a cubrir las necesidades existentes.

Ventajas para el trabajador

  • Más tiempoSi es el trabajador el que busca un contrato a tiempo parcial, la disponibilidad de más tiempo fuera del trabajo suele ser el factor esencial para optar por este tipo de contratos. El trabajo a tiempo parcial permite disponer de más espacio para la formación, la familia o, si es necesario, también para tener otro trabajo.
  • ExperienciaUn trabajo a tiempo parcial permite adquirir una experiencia que puede resultar fundamental para disfrutar después de un contrato de jornada completa en la misma o en otra empresa. La práctica permite conseguir conocimientos muy difíciles de obtener de otro modo.
Papershift
La organización de tu empresa en la nube
  • Programación de turnos
  • Control horario
  • Gestión de las vacaciones
  • Cálculo automático de la nómina
  • Análisis de datos e informes
Prueba Papershift 14 días gratis y sin compromiso.
Prueba 14 días gratis

¿Cómo debe ser el contrato para una jornada de trabajo a tiempo parcial?

Hay que recordar que el contrato a tiempo parcial hace referencia a la duración de la jornada de trabajo, pero no a la distribución de la misma ni a la duración del contrato. Puede ser, por tanto, indefinido o de duración determinada y la jornada de trabajo puede desarrollarse de forma continua o partida.

Si el contrato a tiempo parcial tiene una jornada de trabajo partida, solo se puede realizar una única interrupción durante la misma a menos que el convenio colectivo indique otra cosa.

Solo un contrato de formación no puede ser un contrato a tiempo parcial.

No hay que olvidar en ningún momento que los trabajadores a tiempo parcial tienen los mismos derechos que los trabajadores a tiempo completo.

El contrato a tiempo parcial debe realizarse por escrito y con el modelo oficial previsto para esta modalidad de contratación. En él debe figurar el número de horas ordinarias de trabajo al día, a la semana, al mes o al año contratadas y su distribución. El empresario debe comunicarlo, además, al Servicio Público de Empleo en un plazo inferior a diez días hábiles desde su formalización.

La empresa debe contabilizar cada día las horas realizadas por los trabajadores a tiempo parcial y entregar una copia con las horas realizadas cada mes y los salarios que se han generado. Este documento debe incluir las horas complementarias y, tal y como sucede con el resto de trabajadores, el registro de las horas trabajadas debe guardarse durante un periodo de cuatro años.

Cuando finaliza el contrato a tiempo parcial, el trabajador tiene derecho a una indemnización que será proporcional al tiempo trabajado, teniendo en cuenta que para el trabajador a tiempo completo es de doce días por año trabajado.

Horas extraordinarias

Los trabajadores a tiempo parcial no pueden realizar horas extraordinarias, excepto por causas de urgencia. Sí pueden llevar a cabo, en cambio, las denominadas horas complementarias.

Las horas complementarias deben pactarse previamente entre el empresario y el trabajador, en el momento del contrato o con posterioridad. Este pacto debe quedar por escrito, en el modelo oficial previsto para las horas complementarias y especificando las horas que se van a realizar bajo esta modalidad.

Solo se pueden realizar horas complementarias en contratos a tiempo parcial por encima de las 10 horas semanales en el cómputo anual.

Las horas complementarias no pueden pasar del 60% de las horas ordinarias contratadas si están reguladas por el convenio y, si el convenio no especifica nada, del 30% de dichas horas ordinarias.

En el caso de los contratos indefinidos a tiempo parcial con jornada por encima de las 10 horas semanales, se pueden proponer horas complementarias en cualquier momento, pero no pueden superar el 15% de las horas ordinarias, ampliable a un 30% por convenio.

El trabajador debe conocer con tres días de antelación cuando debe realizar horas complementarias. No hay que olvidar que las horas complementarias serán retribuidas como horas ordinarias.

Conversión de un contrato a tiempo parcial en contrato a tiempo completo

Un contrato a tiempo parcial se puede transformar en un contrato de trabajo de jornada completa. Para hacerlo es necesario el ofrecimiento de la empresa y el consentimiento del trabajador ya que la empresa no puede imponerlo.

Si el trabajador se niega al cambio a un contrato de trabajo con jornada completa, la empresa no puede sancionarlo ni tomar ninguna medida contra él. La empresa debe informar a los trabajadores a tiempo parcial de la existencia de plazas a tiempo completo a las que pueden acceder.

Contratos a tiempo parcial específicos

Hay dos contratos a tiempo parcial con características muy concretas:

Contrato para fijos discontinuos

Es un tipo de contrato a tiempo parcial específico de carácter indefinido. Este contrato se utiliza para trabajos que se repiten todos los años durante ciertos periodos de tiempo y es muy habitual en las empresas turísticas que necesitan más trabajadores en verano, Navidad o Semana Santa, pero menos el resto del año.

Se formaliza como un único contrato con diversas llamadas. Debe realizarse por escrito y ha de contener la duración estimada, la duración de la jornada, el horario y la forma de llamamiento. De hecho, no realizar el llamamiento equivale a un despido del trabajador y, si es el trabajador el que no acude, a su dimisión.

Contrato del jubilado parcialmente

Se considera contrato a tiempo parcial cuando un jubilado reduce su jornada entre un 25% y un 75% y el contrato de relevo se celebra a jornada completa y duración indefinida o entre un 25%y un 50% en el resto de casos.

Se puede solicitar la pensión de jubilación parcial que reconoce la Seguridad Social.

¡Prueba Papershift 14 días gratis!

Escrito porDaniela

Conectando Papershift con empresas y empleados, a través de contenido relevante en el ámbito de los Recursos Humanos.



Escrito porDaniela

Conectando Papershift con empresas y empleados, a través de contenido relevante en el ámbito de los Recursos Humanos.