Día hábil

La distribución de horarios y la disposición de un día hábil varía mucho en cada sector económico y también en cada empresa y que las opciones para organizarlos son muy diversas.
Día hábil

El término de día hábil está estrechamente ligado al funcionamiento de la administración pública y, en menor medida, con el ámbito laboral y judicial. La distinción entre días hábiles y días naturales es uno de los aspectos que hay que tener en cuenta cuando se habla de plazos para trámites con cualquier tipo de administración o normativa de carácter administrativo.

También en el ámbito laboral es muy importante distinguir unos de otros y qué quieren decir exactamente para no equivocarse con los periodos disponibles para cada paso o trámite o para establecer el calendario laboral.

Las definiciones de días hábiles, días naturales y días inhábiles aparecen muy vinculadas a la ley 39/2015 de procedimiento administrativo.

¿Qué son los días hábiles?

Un día hábil es cualquier día a excepción de los sábados, domingos y festivos de ámbito nacional, de las comunidades autónomas o locales. Los días hábiles serán, por tanto: lunes, martes, miércoles, jueves y viernes, es decir, de lunes a viernes. El fin de semana quedaría fuera de los días hábiles.

Por lo que respecta a los festivos, no hay que olvidar que cada comunidad autónoma tiene los suyos y, por tanto, la consideración de los días hábiles variará de una comunidad a otra tanto en el ámbito de las empresas como en las administraciones públicas.

El total de los días hábiles en un año vienen marcados por la ley y por el calendario de días inhábiles que se elabora de forma anual y que permite conocer los días hábiles que va a haber, con carácter general, durante todo el año que va a empezar.

El concepto de día hábil es especialmente relevante en el derecho administrativo ya que es vital para el cómputo de los plazos para el desarrollo de diversos trámites.

Día hábil

Días naturales

Hay que distinguir los días hábiles de los días naturales. Los días naturales son los 365 días del año, 366 si es un año bisiesto, es decir, todos los días del año.

Por lo tanto, si un trámite, un determinado plazo o algún artículo de determinadas leyes se refiere a días naturales para su cómputo, contabilizará también sábados, domingos y festivos, tanto nacionales como de comunidades autónomas. El plazo, por tanto, será bastante más reducido que si el cómputo se realizase por días hábiles.

Días inhábiles

Los días inhábiles serán, por tanto, el sábado, domingo y los festivos. También se consideran días inhábiles el 24 de diciembre y el 31 de diciembre, aunque no son festivos. En estos días no se podrán realizar procedimientos administrativos y son también el modelo para establecer calendarios laborales en muchos sectores, especialmente en el público.

La administración fija un calendario de días inhábiles con carácter anual. En él se señalan los días en los que no se pueden realizar actuaciones administrativas y quedan inhabilitados para ello. Muchos de estos días son considerados también días no laborables.

El documento que recoge los días inhábiles se publica siempre antes del comienzo del año y debe ser accesible para todos los ciudadanos. Es especialmente relevante para las empresas para poder asegurar que cumplen todos los plazos en sus obligaciones con la administración y también como referencia para crear su propio calendario laboral.

Es muy importante tener en cuenta que cuando un procedimiento termina en un día inhábil, su finalización se trasladará automáticamente al primer día hábil.

El incumplimiento de la entrega de documentos o la realización de acciones en los plazos establecidos puede dar pie a la imposición de sanciones por parte de la administración. Tener en cuenta el tipo de días con los que se computa un procedimiento es muy importante en el derecho administrativo y vital para evitar estas sanciones.

Papershift gratis por 14 días
La organización de tu empresa en la nube
  • Programación de turnos
  • Control horario
  • Gestión de las vacaciones
  • Cálculo automático de la nómina
  • Análisis de datos e informes
Prueba Papershift 14 días gratis y sin compromiso.
Prueba 14 días gratis

¿Qué son los días laborables y qué sucede con los sábados y domingos?

Tampoco hay que confundir los días hábiles con los días laborables. Días laborables son todos aquellos en los que se trabaja. Como norma general, quedan excluidos los domingos y los festivos y se consideran días laborales de lunes a sábado.

De cualquier forma, será la empresa o el convenio colectivo el que tendrá la última sobre la clasificación de días laborables o no laborables y especialmente qué consideración merecen los sábados. En este ámbito, la empresa goza de un amplio grado de libertad para establecer los días laborables que necesita para su producción.

En algunos sectores y en los trabajados por turnos la clasificación de los días laborables varía para dar respuesta a las necesidades de las empresas y pueden considerarse como tal los domingos o festivos también. En las empresas que necesitan una producción constante o en casos como la hostelería, la consideración de los días laborables puede diferir bastante de lo que se puede encontrar en otro tipo de compañías.

Calendario laboral

Además de ser importante para interpretar los plazos en las administraciones públicas, la diferencia entre los distintos tipos de días es también relevante para llevar a cabo la distribución de días laborables.

Tiene que negociarse cada año y recoge los días laborables, los días hábiles e inhábiles y las vacaciones de los trabajadores. Debe estar a disposición de los trabajadores para saber cómo queda afectada su actividad.

Cada sector y cada empresa cuentan con un calendario laboral diferente y debe ser siempre fruto de una negociación previa entre la empresa y los trabajadores para establecer el cómputo de los días hábiles y las vacaciones. Si no hay acuerdo, será el empresario el que tenga la última palabra.

¡Prueba Papershift 14 días gratis!

Este documento no debe recoger necesariamente los horarios de los trabajadores ya que éstos pueden necesitar muchas modificaciones a lo largo del año y no pueden ser fijados con tanta antelación.

La distribución de los días laborables para todo el año sí debe incluir el reparto de jornadas irregulares y no hay que olvidar que las empresas tienen la obligación de informar a los trabajadores con dos meses de antelación sobre la fecha de sus vacaciones y éste es un aspecto que también debe ser tenido muy en cuenta para tener listo a tiempo el calendario laboral.



Escrito porDaniela

Conectando Papershift con empresas y empleados, a través de contenido relevante en el ámbito de los Recursos Humanos.