Cuando un contrato de trabajo entre empresa y trabajador llega a su fin, por despido o sea cual sea el motivo de la extinción del contrato, llega el momento de saldar cuentas. Todas las cantidades que han quedado pendientes de pago deben ser contabilizadas y abonadas y el finiquito es el documento encargado de determinarlas.

¿Qué es un finiquito?

El finiquito es un documento que detalla todo lo que debe percibir el trabajador de la empresa cuando finaliza una relación laboral. Esta liquidación de las cantidades pendientes entre empresa y trabajador es siempre obligatoria y en ella se especifica el pago por parte de la empresa de aspectos que puedan quedar pendientes como las vacaciones no disfrutadas, las horas extras o los días trabajados durante el mes.

El Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua define finiquito como el “remate de las cuentas o certificación que se da para constancia de que están ajustadas y satisfecho el alcance que resulta de ellas”.

Finiquito

Para que el finiquito, o documento de saldo y finiquito, como también se le conoce; sea definitivamente válido ha de estar firmado tanto por el representante de la empresa como por el trabajador. Hay que firmar el finiquito para que los términos y cifras del documento y el fin de contrato queden aceptados tanto por la empresa como por el trabajador.

Sucede en muy pocas ocasiones, pero puede pasar que, al hacer el cálculo cuando termina la relación laboral, es el trabajador el que debe pagar a la empresa. Hay que recordar que la empresa también presenta el finiquito en casos de excedencia como precaución por si el trabajador no regresa.

Todo lo que debe contener el documento del finiquito

El finiquito que la empresa entrega al trabajador cuando finaliza la relación laboral debe contener estos datos.

Sueldo de los días del mes trabajados y no cobrados

La empresa puede incluirlo en una nómina o dentro del finiquito. Si no se ha hace efectivo en la nómina, no puede faltar en el finiquito. Es uno de los aspectos clave para calcular el finiquito.

Parte proporcional de las pagas extra que no se ha cobrado

Si las pagas extra están prorrateadas este apartado no sería necesario porque entrarían dentro del salario del contrato con la empresa. Si no lo están hay que tenerlas en cuenta y contar también la parte proporcional de las pagas de beneficios si las hubiese al calcular el finiquito.

Salario correspondiente a las vacaciones no disfrutadas

Si un trabajador finaliza el contrato y aún le quedan días de vacaciones no disfrutadas tendrá que cobrarlos en el finiquito. Además, la empresa también tendrá que cotizar por estos días a la Seguridad Social.

Puede suceder que el empleado haya disfrutado de más días de vacaciones de los correspondientes y, en este caso, puede llegar a tener que compensar a la empresa o tener que descontar los días.

Horas extras no abonadas

Si se han realizado horas extra que todavía no han sido pagadas tienen que estar presentes a la hora de calcular el finiquito.

Otras cantidades pendientes

Puede haber pluses o pagos extraordinarios que también deben ser considerados en el finiquito por la empresa.

¿Cómo calcular el finiquito?

Para calcular el finiquito solo hay que sumar las cantidades que corresponden a cada uno de los apartados anteriores.

Para saber el salario que corresponde a los días trabajados solo hay que dividir el sueldo mensual establecido en el contrato entre 30 para saber el salario diario y multiplicar el resultado por los días trabajados.

Para calcular el importe de las vacaciones no disfrutadas, tan solo hay que tener en cuenta el número de días trabajados y hacer una regla de tres. Si a 360 jornadas le corresponden 30 días de vacaciones en un contrato habitual a jornada completa, a los días trabajados les corresponderá x días de vacaciones. El resultado sería el número de días de vacaciones que se adeudan y solo habría que multiplicarlos por el salario diario que ya hemos obtenido con anterioridad.

Por lo que respecta a la parte proporcional de las pagas extras no prorrateadas hay que tener en cuenta que la paga extra de Navidad se contabiliza el 1 de enero y la de verano en julio. Se calcula como las vacaciones, pero en este caso tomando como referencia el tiempo que ha pasado desde que se cobró la última paga.

Con estas cantidades se puede establecer el monto total del finiquito. Pero el cálculo es mucho más sencillo si lo realiza automáticamente un programa de gestión de recursos humanos como Papershift. De esta forma el empresario conoce ya la cantidad del finiquito antes de presentarlo y se obtiene de forma inmediata cuando es necesario. Además, se pueden realizar modificaciones de forma mucho más rápida y sencilla.

¡Prueba 14 días gratis!

Indemnización y finiquito son dos cosas diferentes

Indemnización, normalmente por despido, y finiquito son dos documentos completamente diferentes y la empresa debe presentarlos por separado. El finiquito incluye todo lo que resta por pagar al trabajador de lo que le corresponde por el periodo trabajado. La indemnización por despido es la compensación que la empresa abona al trabajador por un despido improcedente o despido objetivo. También puede haberla por finalización de obra. Siempre hay derecho al finiquito, pero solo en algunos casos habrá indemnización por despido.

Plazos para que la empresa entregue el finiquito al trabajador

La empresa debe entregar el finiquito al trabajador en el momento en el que finaliza el contrato o en el que le notifica que no va a seguir con una carta de despido o de fin de contrato. En ocasiones existe un preaviso por parte de la empresa al empleado en el que no es necesario todavía presentar un finiquito, aunque es conveniente facilitar una propuesta de finiquito.

Hay que recordar que el empleado puede solicitar la presencia un representante de los trabajadores en el momento de la firma del finiquito. El empleado también puede incluir en el documento frases como “no conforme” o “pendiente de revisión” si tiene dudas sobre el finiquito o “cantidades no recibidas” si algún pago aún no se ha producido.

La empresa tiene que pagar el finiquito el mismo día en el que entrega el documento al trabajador. Alguna empresa espera al día de pago de la nómina, pero el momento correcto de pago del finiquito es cuando se entrega.

Hay que recordar que el plazo de 20 días para demandar por un despido no varía si no se recibe el finiquito. De hecho, el finiquito puede reclamarse en la misma demanda por despido.

Escrito porDaniela

Conectando Papershift con empresas y empleados, a través de contenido relevante en el ámbito de los Recursos Humanos.