Honorarios

Los honorarios no son una cantidad con una periodicidad determinada ni hay una vinculación laboral por un periodo determinado de tiempo, sino que es el pago por un servicio concreto y delimitado.
Honorarios

Honorarios, salario, sueldo… existen muchas formas de hacer referencia a la cantidad de dinero que recibe una persona por la realización de un trabajo. Aunque se utilizan como sinónimos en múltiples ocasiones, no quieren decir lo mismo y hay importantes diferencias entre cada uno de estos términos.

En el caso de los honorarios, están relacionados con un tipo de trabajo y situación laboral muy concreta en la que se contratan unos servicios sin que se produzcan un contrato de trabajo entre la empresa y la persona que va a realizarlos.

¿Qué son los honorarios?

Los honorarios son la retribución económica que recibe un profesional por la prestación de sus servicios a través de contratos o fórmulas diferentes al habitual contrato de trabajo entre empresa y empleado.

El diccionario de la Real Academia Española de la Lengua lo define como “importe de los servicios de algunas profesionales liberales”. Según el Diccionario Panhispánico del Español Jurídico sería el “estipendio o sueldo que se da a alguien por su trabajo en un arte liberal”.

Vinculado a las profesiones liberales

Como se aprecia en las dos definiciones, el concepto de los honorarios está muy vinculado a las profesiones liberales y, especialmente, a la abogacía. Esto se debe a que, a pesar de que se hace en muchas ocasiones, el término honorarios se debe utilizar solo para contratos diferentes al laboral habitual.

En el ámbito del derecho cobran honorarios los abogados, procuradores y peritos. En el caso de los abogados y procuradores, el colegio de abogados correspondiente puede fijar algunos criterios con respecto a los honorarios.

De esta forma, se habla de honorarios en contratos por prestación de servicios, mediación, mandato… muchos de estos contratos los realizan profesionales liberales y se suele vincular la palabra honorarios con este tipo de profesionales. Ahora bien, no hay que olvidar que el término honorario se puede utilizar para cualquier servicio que se preste y que no sea una relación laboral entendida en los términos empresa-empleado.

En definitiva, honorarios hace referencia a la remuneración que recibe un profesional que realiza, de forma independiente, un trabajo para una empresa o para otra persona. Gestores, abogados, médicos, ingenieros, diseñadores… hay un amplio abanico de profesionales que cobran honorarios por sus trabajos.

Características de los contratos con honorarios

Los servicios que llevan aparejados el pago de un honorario suelen ser de carácter eventual y se formalizan, en la mayor parte de las ocasiones, como un contrato de servicio. Este mismo contrato puede repetirse tantas veces como sea necesario el servicio del profesional para una o varias empresas.

Por tanto, el trabajador no percibe una nómina de la empresa, sino que tiene en ella a un cliente que le pagará unos honorarios. No existe un contrato de trabajo como el que se realiza con los empleados, sino una remuneración por unos servicios determinados en su entrega final y en el periodo de tiempo en el que deben concretarse.

Honorarios

Beneficios y desventaja de percibir un honorario

Cobrar honorarios tiene algunos aspectos positivos, pero también cuanta con algunas desventajas sobre la tranquilidad que ofrece percibir una nómina de una empresa.

Beneficios

La ventaja más inmediata es que, a pesar de que no siempre es así, por norma general, los trabajadores que perciben honorarios suelen recibir una cuantía económica superior que la que llega a los que tienen nómina.

Además, los profesionales liberales tienen la capacidad de aumentar esta cuantía a través de otros trabajos mientras que los empleados continúan con su nómina.

Estos profesionales que trabajan con honorarios suelen disponer de horarios más flexibles y de la posibilidad de organizar mejor la distribución del tiempo que dedican al trabajo y a su vida personal.

Los profesionales liberales que trabajan con honorarios tienen también algunas exenciones fiscales.

Desventajas

En ocasiones y en algunos países, los honorarios no cotizan para el seguro social y no generan seguros médicos. Esto solo se puede conseguir a través del alta en el registro de autónomos y con el pago de las cuotas correspondientes.

Las prestaciones de la Seguridad Social también suelen ser más reducidas para los trabajadores liberales que desarrollan de esta forma su carrera profesional.

Ventajas para la empresa

La ventaja más importante del pago de honorarios para la empresa es que permite ajustar la duración del servicio al periodo de tiempo en el que es necesario y terminar con la relación contractual en cualquier momento en el que ya no es necesario el servicio.

También supone un ahorro considerable de tiempo para la empresa al no tener que realizar tantos trámites para el registro de la nueva situación laboral. Tampoco necesita realizar ninguna adaptación del espacio porque el trabajador desarrolla su labor desde su despacho, su casa o el lugar que prefiera.

En definitiva, la contratación del servicio a un profesional liberal ofrece una mayor flexibilidad tanto para la empresa como para el trabajador a la hora de organizar el trabajo requerido y la forma de llevarlo a cabo.

Papershift gratis por 14 días
La organización de tu empresa en la nube
  • Programación de turnos
  • Control horario
  • Gestión de las vacaciones
  • Cálculo automático de la nómina
  • Análisis de datos e informes
Prueba Papershift 14 días gratis y sin compromiso.
Prueba 14 días gratis

Cuándo no se debe utilizar el concepto de honorarios

Muchas veces podemos encontrar el término honorarios aplicado a la contraprestación que recibe el empleado de una empresa. Esta acepción del término no es correcta porque cuando hablamos de la retribución por la labor prevista en un contrato de trabajo nos referimos a un salario o sueldo y no se puede hablar de honorarios.

En algunas ocasiones, esta confusión es deliberada para tratar de camuflar una relación laboral de empresa-empleado en un contrato de servicios. De cualquier forma, si existe una relación laboral tendrá que ser regulada como contrato de trabajo más allá de los términos que se utilicen.

¡Prueba Papershift 14 días gratis!

Reclamación de honorarios

El periodo de reclamación de los honorarios por trabajos prestados es de tres años. Transcurrido ese periodo de tiempo habrán prescrito.

Las reclamaciones de honorarios son frecuentes en el caso de los abogados que cobran cada consulta y perciben también honorarios por horas. Este tipo de honorarios se fundamentan en el hecho de que la contratación se realiza con posterioridad a la consulta y puede que finalmente no se lleve a cabo.



Escrito porDaniela

Conectando Papershift con empresas y empleados, a través de contenido relevante en el ámbito de los Recursos Humanos.