Jornada continua

La jornada continua ofrece una mejor conciliación de la vida laboral y familiar, y suele ser una de las favoritas de los empleados, además de utilizarse como medio para atraer y retener el talento.
Jornada continua

Las posibilidades que ofrece la jornada continua, también conocida como jornada intensiva, para la conciliación de la vida laboral y familiar la han convertido en la preferida por los trabajadores y en la opción que tratan de introducir cada vez más empresas en su jornada de trabajo.

Las directrices de la Unión Europea hacia una mayor conciliación de la vida laboral con la familia y la mejora de la satisfacción del trabajador en la empresa hacen que este tipo de jornada esté cada vez más implantada. Todo ello a pesar de que en sectores como el comercio su generalización es mucho más complicada.

¿Qué es la jornada intensiva?

La jornada intensiva es la jornada laboral que el trabajador realiza de forma continua, sin ninguna pausa a excepción de las establecidas por la ley. En este sentido, el Estatuto de los trabajadores fija en 15 minutos el descanso mínimo que debe tener cualquier empleado por cada seis horas de trabajo.

Este descanso mínimo de quince minutos puede ser mayor si así lo establece el convenio colectivo del sector o de la empresa o el contrato del propio trabajador. Es mucho más común el descanso de media hora en la jornada continua que el de un cuarto de hora.

En la jornada continua, en general, toda la duración de la jornada, tanto el descanso como el resto de la jornada se consideran tiempo efectivo de trabajo, es decir, computan como tiempo trabajado por el empleado y no es necesario registrar el descanso en el control horario. Ahora bien en el convenio colectivo de algunos sectores, la pausa no se considera tiempo efectivo de trabajo y hay que añadirlo a la jornada laboral.

Jornada continua

Jornada partida

La jornada partida es la opuesta a la jornada continua y contempla un descanso dentro de la jornada laboral. Este descanso puede ser de una, dos o incluso tres horas y se destina, normalmente, a comer.

En la jornada partida, el tiempo para comer no se considera tiempo efectivo de trabajo y el empleado tiene que fichar tanto en la salida como en la entrada. En la jornada partida, los trabajadores pueden abandonar el centro de trabajo para comer fuera o volver a su hogar.

¿Jornada de trabajo intensiva o partida?

Es potestad de la empresa decidir la distribución del trabajo y los horarios de sus trabajadores. Tan solo tiene que tener en cuenta los límites que establecen los convenios colectivos, el Estatuto de los trabajadores y los propios contratos con los empleados.

De esta forma, la jornada de trabajo puede ser jornada continua o partida. También se puede dar una mezcla de las dos con momentos del año en los que la jornada sea partida y otros en los que se opte por la jornada continua.

En muchas empresas, la implantación de la jornada intensiva se enmarca en los planes de retención de talento como un atractivo más para mantener a los trabajadores.

Ventajas de la jornada continua

Para los empleados

  • Permite una mejor conciliación entre la vida laboral y personal.
  • Ahorran el dinero que tal vez tengan que dedicar a comer fuera de casa.
  • Permite disponer de más tiempo para el ocio y la formación.
  • Aumenta el nivel de compromiso y satisfacción con la empresa.

Para la empresa

  • El horario de la jornada continua permite contar con trabajadores más motivados y que suelen arrojar una mayor productividad.
  • Las jornadas en horario continuo pueden desembocar también en un ahorro de costes ya que el trabajador está menos tiempo en el centro de trabajo y, por tanto, consume menos recursos de la empresa.
  • El horario continuo ayuda a mejorar la economía en general porque el trabajador dedica más tiempo a consumir en otros sectores de la economía.
  • Refuerza el employer branding de la empresa y ayuda a la retención del talento. Los trabajadores valoran mejor las empresas con jornada intensiva.

Veranos y viernes

En España es muy frecuente pasar a jornada intensiva la jornada partida durante los meses de verano. El periodo de tiempo que se aplica este cambio es muy flexible y va desde solo el mes de agosto hasta los tres meses de verano desde mediados de junio hasta mediados de septiembre.

En la mayor parte de las ocasiones, el cambio a la jornada continua lleva aparejada una reducción de la jornada que se recupera durante el resto del año haciendo algunas horas de más.

También hay muchas empresas con jornada partida como distribución del trabajo habitual que optan por realizar jornada continua los viernes. Esta jornada intensiva de los viernes también supone, en ocasiones, una disminución de las horas que se compensa haciendo más durante el resto de la semana.

Papershift
¡Hora de digitalizar el control horario!
  • Crea pautas de registro
  • Mantén la documentación
  • Evalúa y exporta los datos
Obtén 14 días gratis de nuestro fichaje en línea.
Prueba gratis Papershift

Horarios más comunes para cada tipo de jornada

En la jornada continua el horario más común, muy presente en el sector público, es de ocho de la mañana a tres de la tarde con algunas horas trabajadas alguna tarde o los sábados por la mañana o de ocho de la mañana a cuatro de la tarde.

En el caso de la jornada partida, el horario que más se puede observar en las empresas es de nueve de la mañana a dos del mediodía y de cuatro a siete de la tarde o de nueve de la mañana a dos del mediodía y de tres a seis de la tarde, en función de si se toma una o dos horas de descanso.

¡Prueba Papershift 14 días gratis!

Jornada continua en educación

La reciente posibilidad de cambiar el horario de los colegios e institutos públicos y los centros educativos privados a jornada continua ha sido un gran impulso para la adopción de este tipo de jornada en distintos sectores económicos.

Han sido la práctica mayoría de los centros educativos los que han adoptado la jornada continua para profesores y alumnado dentro de su proyecto de centro y han llevado a las familias, padres y madres a tener que adaptarse a este tipo de jornada y a presionar para poder disfrutarla.

La adopción de este modelo no ha estado exenta de polémica por las repercusiones que pudiera tener esta jornada en el desarrollo y los estudios de los niños, pero finalmente han sido muchas las escuelas y centros que han optado por la jornada continua a través de una votación.



Escrito porDaniela

Conectando Papershift con empresas y empleados, a través de contenido relevante en el ámbito de los Recursos Humanos.