Jornada partida

La jornada partida sigue siendo la preferida por muchas empresas que encuentran en esta distribución de la jornada la flexibilidad que necesitan para atender a sus clientes.
Jornada partida

La jornada partida ha sido durante muchos años la más habitual en las empresas españolas. Sin embargo, ya hace tiempo que la tendencia se ha invertido. Hoy en día, la jornada intensiva está cada vez más presente y en continua expansión tanto en el sector privado como en el público.

Jornada partida vs jornada continua

La jornada partida es aquella jornada laboral que se realiza con una pausa que tiene una duración de al menos una hora. Este descanso normalmente se utiliza para comer.

La pausa que implica este tipo de jornada se puede tener una duración superior a una hora y prolongarse durante dos o incluso tres horas.

Normalmente, durante la jornada partida, el trabajador puede abandonar el centro en el que desarrolla su jornada de trabajo y salir a la calle a comer en algún restaurante cercano o volver a casa en función del descanso asignado por la empresa.

En España, la jornada partida suele aplicarse, sobre todo, en el sector del comercio, pero también son muchos los profesionales autónomos como carpinteros, fontaneros o profesionales liberales que dividen su jornada de trabajo en dos bloques.

Jornada partida

Jornada intensiva

También se puede entender la jornada partida como contraposición a la jornada continua o intensiva, que es la que se lleva a cabo en una única sesión y tomando solo los descansos necesarios fijados por la normativa.

Hay que recordar que el Estatuto de los trabajadores establece el derecho a una pausa de al menos 15 minutos por cada seis horas trabajadas por lo que sería esta interrupción la mínima exigible en una jornada completa de ocho horas.

Los quince minutos son el mínimo que marca el estatuto para las pausas cuando se trabaja más de seis horas, pero el convenio colectivo puede fijar un descanso más largo. De hecho, en la práctica, lo más habitual en la jornada continua es que exista una pausa de media hora en la que, incluso, el trabajador puede comer algo rápido.

El tiempo de descanso se considera tiempo efectivo de trabajo dentro de la jornada laboral por norma general, pero algunos convenios colectivos de distintos sectores lo excluyen del tiempo de efectivo de trabajo por lo que la jornada se amplía por el tiempo que se ha descansado.

En casos como los trabajadores de contact center, ha sido la justicia la que ha establecido pausas de al menos cinco minutos por hora trabajada por la exposición prolongada a las pantallas de visualización de datos en su trabajo.

La jornada intensiva se da en muchos ámbitos, pero especialmente en las empresas que trabajan en base a horarios con turnos rotativos.

A pesar de que no suele ser muy habitual, la empresa puede alternar la jornada laboral partida con la jornada intensiva a los trabajadores en diferentes momentos del año en función de la distribución del trabajo que lleve a cabo. Esta posibilidad está limitada por lo que establezca el convenio colectivo y el propio contrato de los trabajadores.

Papershift gratis por 14 días
¡Hora de digitalizar el control horario!
  • Crea pautas de registro
  • Mantén la documentación
  • Evalúa y exporta los datos
Obtén 14 días gratis de nuestro fichaje en línea.
Prueba gratis Papershift

Ventajas e inconvenientes de la jornada laboral partida

Ventajas de la jornada de trabajo partida

  • Consigue que los trabajadores estén más frescos y descansados para llevar a cabo sus tareas porque rompe el cansancio que supone trabajar muchas horas seguidas.
  • Favorece un ambiente laboral más positivo y cohesionado porque muchas veces se comparte la hora de la comida con los compañeros. Ayuda a fortalecer el trabajo en equipo.
  • Suele implicar un horario en el que se empieza a trabajar más tarde con lo que se suelen reducir los retrasos.
  • Facilita el ajuste con los horarios de los proveedores

Inconvenientes

  • Es más difícil conciliar la vida laboral y personal del trabajador
  • El trabajador termina más cansado y en las últimas horas suele producirse un descenso de la productividad en los empleados.
  • Es más difícil para el trabajador acceder a formación adicional que podría repercutir en beneficio de la empresa.
  • Suele reducir el nivel de satisfacción del trabajador con la empresa.

Horarios más comunes según la jornada de trabajo

Aunque cada empresa puede establecer los que considere oportunos, se pueden establecer unos horarios que son los más frecuentes según el tipo de jornada que se realice.

En el caso de la jornada laboral partida, el horario más común en España es de nueve de la mañana a dos del mediodía, momento en el que llegaría la pausa para comer. Se retoma desde las cuatro hasta las siete de la tarde. En algunas ocasiones, el horario de trabajo se prolonga incluso hasta las ocho.

Por lo que respecta a la jornada intensiva, el trabajador suele realizar su labor en un horario que empieza a las ocho de la mañana y termina a las cuatro de la tarde. Es muy común también el horario desde las siete y media de la mañana hasta las tres y media de la tarde.

Hay que recordar que la empresa puede fijar los horarios que considere oportunos para la producción, siempre con los límites del estatuto, los convenios y el contrato de trabajo.

¡Prueba Papershift 14 días gratis!

Jornadas intensivas en algunos momentos del año

Existen algunos momentos del año, o incluso de la semana, en los que las empresas que tienen trabajadores con jornada laboral partida les permiten realizar una jornada intensiva.

Verano

En España es frecuente que el convenio colectivo establezca una jornada intensiva para los trabajadores durante el mes de agosto o en los meses de verano. Es bastante común también que durante esos días de verano, además de disfrutar de este tipo de jornada, los empleados también trabajen menos hora, que se hacen de más el resto del año.

Viernes

También hay muchas empresas que establecen la jornada intensiva para sus trabajadores los viernes. Al igual que sucede con el cambio del tipo de jornada en verano, los trabajadores puede que tengan que trabajar un poco más el resto de días de la semana para alcanzar las 40 horas semanales, pero disfrutan de un viernes con jornada continua.

Tanto el Gobierno como los agentes sociales y la patronal están trabajando para tratar de armonizar el horario laboral en España con el que suele ser habitual en el resto de Europa. El objetivo es reducir, en la medida de lo posible, la jornada partida y tratar de que la jornada intensiva o continua sea cada vez más habitual en cada empresa.



Escrito porDaniela

Conectando Papershift con empresas y empleados, a través de contenido relevante en el ámbito de los Recursos Humanos.