Escrito porDaniela

Conectando Papershift con empresas y empleados, a través de contenido relevante en el ámbito de los Recursos Humanos.

Claves para afrontar una entrevista de trabajo con éxito

En un mundo cada vez mas competitivo con una sociedad con una preparación académica excepcional y currículos kilométricos, las entrevistas de trabajo se han convertido en la ocasión perfecta parta conocer a los candidatos que optan a un puesto, y saber determinar que es lo que los diferencia del resto.

Una entrevista de trabajo puede ser una experiencia enriquecedora, u o una pesadilla sórdida que nos quitará el sueño durante los días previos, pero ¿en que consisten exactamente estos procesos selectivos? Y aun mas importante, ¿Cómo podemos superarlos con solvencia?

En este artículo os explicaremos de forma detallada que es una entrevista de trabajo en que consiste este proceso y que técnicas usa n los entrevistadores para conoceros mejor, y de paso, evaluar vuestras capacidades. También os explicaremos que cosas pueden preguntaros, que tipo de pregunta no deberían hacerte, y algún que otro TIP para salir de preguntas difíciles.

Esperamos que este artículo os abra las puertas de vuestra empresa soñada

¿Qué es la entrevista de trabajo?

Cuando optamos a un empleo, eminentemente cuando se trata de puestos mas o menos especializados, parte del proceso selectivo que implanta la empresa es una entrevista personal. En ella un entrevistador, que suele ser especialista en recursos humanos, evalúa vuestro currículum, prepara un detallado guion, y prepara un encuentro cara a cara con vosotros, para poder comparar la información, ponerla en contexto y, como parte fundamental de esta entrevista personal, conoceros mejor.

En el decurso de la entrevista, se tratarán temas diversos: desde vuestra vida académica, a la profesional, pasando por vuestros gustos personales o vuestras metas laborales. Entrareis en el campo personal, y os aproximareis a una parte que habitualmente no se suele mostrar a personas desconocidas.

Es por ello que las respuestas que vayamos dando al entrevistador, e incluso nuestro lenguaje corporal, juegue un papel muy importante en esta entrevista.

De este modo, definimos la entrevista personal como la parte del proceso selectivo en la que entrevistador y candidato mantienen un encuentro, con el fin de evaluar las capacidades laborales, curriculares y de actitud de la persona, con el fin de determinar si este candidato es el adecuado al puesto de trabajo.

En el caso de la función pública, la entrevista personal, suele ser realizada por psicólogos especializados en selección de personal, junto con un funcionario en activo, y este es una parte indispensable y evaluativa del mismo.

¿Cómo afrontar las principales preguntas de una entrevista de trabajo como candidatos?

Proceso entrevista de trabajo

Ha llegado el momento y el día de la entrevista ha llegado. Los nervios se apoderan de nosotros y nos cuesta recordar incluso la información que proporcionamos en nuestro cv. Ante todo calma. Esto es normal y debemos ser conscientes de ello.

Nuestro primer consejo es precisamente que no mientas en fases previas del proceso selectivo. Entrega un currículum detallado con la información exacta de lo que has hecho en tu vida académica, tus títulos, y tu experiencia profesional. no obvies datos que crees que son negativos, porque los técnicos de selección puede que no piensen como tu.

Un ejemplo es que muchos candidatos eliminan de su cv trabajos como los de camarero, reponedor, o similar, porque consideran que son contraproducentes, sin embargo un encargado de RRHH puede pensar que tienes experiencia en otros sectores, capacidad de adaptación y superación, y ganas de avanzar. Por lo tanto, no proporciones información falsa, ni elimines datos…Piensa que si mientes, deberás recordar esas mentiras, y entraras en contradicciones de forma muy fácil.

En segundo lugar, prepara tu carta de presentación, es decir, quien eres, que has hecho y porque quieres el trabajo. Estructura el discurso en tu mente y repásalo, de este modo al llegar a esta oportunidad de trabajo, te entenderás aun mejor y estarás en disposición de responder de manera clara y concisa.

Seguidamente, entiende que esto no es mas que una parte de la selección, muy importante, pero no siempre determinante. Puede que el contacto personal no sea tu fuerte, pero tu currículum sea excelente, y tu capacidad de trabajo sorprendente…Aprende a transmitir estos puntos positivos y destácalos durante la entrevista.

Por otra parte, se ha hablado mucho de la importancia del aspecto físico con el que acudamos el dia de la prueba. A pesar de que esto era sumamente importante hace unos años (tatuajes, forma de vestir, peinados), hay que ser consciente que estamos en una época de cambios y cada vez mas profesiones son mas laxas en estos aspectos. Pero recuerda, dependerá del trabajo al que optes. Por ejemplo, oficios relacionados con el campo artístico, suelen ser mas flexibles con determinadas formas de vestir, mientras que otras de sectores mas formales como la banca, etc… son mas estrictos. Adáptate a tu entrevista. Acude a la entrevista aseado, cuidado, pero sobre todo con una muy buena actitud. Ese es el mejor complemento que puedes llevar contigo.

Ha llegado la hora: Primer contacto y lenguaje corporal

Tras un periodo de espera en una sala, recepción, o en la puerta de la oficina, suena nuestro nombre… Tragamos saliva y accedemos a un cubículo donde nos espera un especialista en recursos humanos de la empresa. Esta imagen se repite una y otra vez cada día en miles de empresas.

Es importante saber que la primera toma de contacto es sumamente importante, esencial y tener consciencia de ello, puede abrirnos esa primeras puertas a la nueva empresa.

Mantén una posición erguida, sonríe ligeramente y ofrece tu mano de forma decidida al entrevistador sin esperar que el lo haga. Esto lanza una mensaje de confianza, afabilidad y decisión.

Toma asiento cuando te inviten a hacerlo, y adopta una posición cómoda, pero firme. Puedes mantener ambas piernas en paralelos a tus hombros y las manos recostadas en el regazo o sobre las rodillas. Puedes, por otra parte, optar a cruzar una pierna sobre la otra en posición relajada pero manteniendo los hombros rectos y la cabeza alta.

El leguaje corporal, habla por nosotros incluso antes de que abramos la boca, y es importante que el entrevistador vea que somo personas formales, elegantes, confiadas y que sabemos adaptarnos a la situación.

Os aconsejamos que mantengáis el contacto visual con vuestro interlocutor, pero no de manera fija. La sonrisa es importante, por un efecto de mimetismo social. Cuando vemos a alguien sonreír, lo hacemos nosotros de forma inconsciente, por lo que nos sentimos bien de forma inconsciente.

Todo este proceso que hemos descrito forma parte de esa primera toma de contacto, no solo con el entrevistador, sino que es el primer acercamiento a la compañía, y por ende, nuestra carta de presentación a ella.

Aun no es el momento de dar respuestas, estamos en una evaluación de aspectos menos formales, pero igualmente importantes para la empresa, y muchos candidatos, descuidan este primer punto.

No lo olvidéis, el primer contacto y el lenguaje corporal es vuestra arma secreta antes de empezar la entrevista de trabajo.

Preguntas para romper el hielo

Una vez empieza la entrevista de trabajo, esperamos una serie de preguntas. Algunas son mas cómodas y otras algo mas personales e incomodas. Repasaremos temas que nos desagradan y otros que nos apasionan, pero debemos estar alerta y ser conscientes previamente de ello para garantizarnos el éxito, en este punto empiezan a evaluarse nuestras competencias.

En primer lugar, la entrevista de trabajo suelen contar con una serie de baterías de preguntas para romper el hielo.

Estas preguntas se hacen para destensar la situación y lograr que el entrevistado se relaje, baje las defensas y de respuestas mas sinceras. Si habéis seguido los consejos anteriores, esto no os supondrá un problema, ya que ni habremos mentido, ni habremos dado datos falsos, y llevaremos los “deberes bien hechos” con una carta de presentación” bien aprendida y estudiada.

El proceso de selección para el empleo, arranca realmente en este punto. Algunas preguntas para romper el hielo suelen ser:

– ¿Qué tal estas? ¿Has llegado bien? ¿Parece que esta haciendo unos días excelentes? ¿Has tenido que esperar mucho?

Parecen preguntas sencillas e inocentes, y aunque realmente lo son, el entrevistador escuchara vuestra forma de hablar y expresaros por primera vez. Este punto junto a la primera toma de contacto, ayudan al especialista en RRHH a empezar a conoceros.

Es muy sencillo dejar ir algún deje, expresión personal… Intentad ser neutros y no extenderos en la respuesta, dejad la artillería para las partes clave, ya que muchos tienes a “vaciarse” en estos primeros compases.

Respuestas como: Muy bien muchas gracias. He llegado muy rápido. Hace un tiempo realmente increíble o, no, la verdad es que no he esperado mucho, son mas que suficiente, y nos evitarán parecer impaciente, negativo o maleducado de buenas a primeras.

Las preguntas imprescindibles

En este punto llegamos a lo que le importa a la empresa para cubrir su oferta empleo. Estas preguntas ayudan a la compañía a través del entrevistador a empezar a formarse una idea de por que estas tu ahí, por que quieres trabajar con ellos, y le proporcionan un background sobre el que construir una imagen del candidato, es decir: Tuya.

En este punto empezará a relucir tus competencias blandas y cada pregunta cuenta.

Algunas de las preguntas estrella que no puede faltar en una entrevista de trabajo si son:

¿Por qué quieres este empleo?

Es tas preguntas son un “must” de los procesos selectivos. Debemos ser sinceros, sin entrar en respuestas de mal gusto como hablar de salarios o disconformidades con nuestra empresa actual.

También deberíamos rodear temas como que estamos en el paro y no tenemos nada mas. Seamos elegantes y demos respuestas tales como que nos gusta la filosofía de la empresa, que forma parte de nuestro sector de conocimiento, que crees que es una buena oportunidad de ponerte a prueba o que crees que es un reto personal interesante.

¿Cuáles son tus expectativas salariales?

Una pregunta que se hace en casi cualquier entrevista de trabajo es sobre que esperas cobrar. Esto es una arma de doble filo.

El entrevistador es consciente que a todo el mundo le interesa lo que va a cobrar de la empresa, pero contestar de forma directa es pretencioso y de mal gusto.

Puedes dar respuestas abiertas y elegantes como: A todos nos importa el salario, y seria una hipocresía decir lo contrario, sin embargo soy una persona que valora otros extremos, a parte del dinero, y estar en una ambiente de trabajo agradable, lleno de energía y relacionado con lo que me gusta hacer, hace que el salario pase a un segundo lugar.

Si el reclutador insiste en una cifra, puedes responder con un, soy una persona que es feliz con un sueldo que le permita vivir y hacer lo que le gusta a final de mes.

¿Qué es lo que sabes acerca de esta empresa/industria?

Esta es sin duda una de las preguntas más importantes de estas imprescindibles. Determinará si tu interés es real, o meramente estas ahí por trabajar en “algo”.

Estudia la empresa, sus valores corporativos, cual sería tu puesto de trabajo, y en que destaca esa compañía. Si tienes ocasión habla con algún empleado antes y que te cuente lo buenos de esa empresa. Con ello hazte un composite mental, y estructura tu respuesta en la entrevista de trabajo, porque esta te la harán casi con toda seguridad.

El entrevistador tiene esta pregunta marcada en rojo, así que esmérate y saca por fin tu artillería.

Las preguntas personales

Preguntas entrevista de trabajo

A pesar de que en los manuales de RRHH estas preguntas servían al seleccionador para evaluar al futuro candidato de una forma mas cercana, debido a las nuevas regulaciones, y las LOPD, estas empiezan a estar vigiladas con lupa. Preguntas sobre tu vida personal, tus gustos, orientaciones… Es una pregunta delicada, y en realidad no tendrías por que contestarla.

A pesar de ello, muchos entrevistadores tiran de manual, y las siguen haciendo para el puesto de trabajo.

De ti depende responderlas o desviar la atención con un elegante, esto forma parte de mi esfera privada, y me gusta ser capaz de separar lo que hago n mi tiempo libre con lo que puedo aportar a mie empresa. Mi implicación laboral es absoluta, pero mi ámbito personal es extremadamente importante para mi.

Algunas de las preguntas personales pueden ser:

Háblame de ti

En realidad el entrevistador quiere oírte hablar, ver como te expresas y no escuchar cosas llamativas. Por eso estas preguntas son abiertas y poco concretas Nuestro consejo es que te definas como alguien positivo enérgico, que repases brevemente tu currículum, destacando aquello que creas importante, y que describas, en esencia quien eres.

¿Qué te gusta hacer en tus ratos libres?

Esta es tal vez una de las preguntas más personales y de ti depende si responderlas o pasar por encima de puntillas. En realidad el entrevistador busca ahondar en tu currículum y preguntas como esta, permiten que acaben conociéndote mas y de paso, si escucha detalles estridentes como por ejemplo que eres taxidermista en tus ratos libres descartarte.

No entres en detalle, y apuesta por los clásicos como que te gusta hacer deporte al aire libre, ir al cine, leer o visitar museos.

¿Dónde te ves en 5/10 años?

Sin duda ante esta pregunta, apuesta de forma decidida por responder que en esta empresa, y tal vez escalando dentro de la organización.

Esto da a entender que realmente quieres trabajar en la compañía y que además crees que puedes aportar mucho a ella. Eso si, no seas egocéntrico o irrespetuoso.

Preguntas trampa

En este apartado, llamamos preguntas trampa, a las que te lanzan y que pueden parecer que buscan un fin, pero en realidad buscan algo diferente.

Lo mejor es que seas sincero y elegante contestando, este trabajo lo merece pero no tienes por que mentir. Puedes responder sin faltar al respeto, ni parecer maleducado o desagradecido.

Algunos ejemplos son:

¿Qué opinas sobre tu jefe actual?

Tal vez creas que es el momento de cargar contra tu exjefe para conseguir el empleo, aunque sin duda la mejor respuesta es, como hemos comentado, ser exquisito.

Por muy mal que te hayan tratado o que tu experiencia con el fuera horrible, la empresa no necesita saberlo. Decántate por un: He aprendido mucho de el, y sabe liderar equipos de trabajo, sin embargo a nivel personal creo que ya he agotado una etapa en mi empresa actual y necesitaba un cambio para tener nuevos objetivos y seguir aprendiendo. Le estoy muy agradecido, y cuento con todo su apoyo.

¿Cuáles Son tus Mayores Debilidades?

En este punto, critícate, pero no seas destructivo. Tal vez seas obsesivo…di que eres meticuloso. Quien sabe? a lo mejor tiene un TOC que puedes presentar como un especial interés por mantener el orden en el puesto de trabajo… Una tozudez obstinada, puede explicarse como una cabezonería por que las cosas salgan bien. Se trata de no mentir, pero no echarnos toneladas de tierra encima hasta enterrarnos. un par de defectos son mas que suficientes (aunque todos tenemos decenas y el entrevistador lo sepa)

La entrevista de trabajo desde el punto de vista del entrevistador

El reclutador suele ser la parte olvidada, y la bibliografía se centra en la parte activa de la entrevista, el entrevistado.

Sin embargo, el entrevistador y su calidad profesional será la que sepa reconducir una entrevista que esta siendo mal llevada por nervios, puede saber que parte es paja y cuál es importante y llegara determinar que un candidato es perfecto para un puesto de trabajo en base a una serie de preguntas y respuestas mas o menos preestablecida.

En el ámbito del trabajo, un reclutador con experiencia, puede ahorrar cientos de miles de euros a una empresa, y tener a la persona adecuada llevando las entrevista, que sepa seleccionar esa pregunta clave… Puede llevar a un entrevistado a lucir sus fortalezas de manera adecuada, o alcanzar al profesional soñado a ese trabajo específico que no encontraba candidato.

Las entrevistas son una oportunidad ideal para que el especialista de RRHH cree una base de datos fiable, para que en un futuro, de ser necesario, tengamos un candidato en la recamara.

No subestimemos su importancia, porque nos puede llevar al éxito.

Conclusión

Como hemos podido ver ene este artículo, la entrevista de trabajo, es un requisito extremadamente importante en el proceso de selección de profesionales para un empleo. Puede que la empresa sea pequeña o una multinacional, pero pocas prescinden de esta fase.

Los consejos que os hemos proporcionado, son solo una guía, ya que existe bibliografía muy extensa al respecto, aunque las líneas generales que os hemos proporcionado, serán suficientes para realizar un gran papel, y por fin conseguir vuestro puesto de trabajo soñado.

Recordad una pregunta puede marcar la diferencia, pero una buena respuesta os llevará a la cima.

¡Prueba 14 días gratis!