Desempleo friccional

Las propias características del desempleo friccional hacen que haya que diferenciarlo muy bien de otros tipos de desempleo como el desempleo estructural.
Desempleo friccional

La salida de un puesto de trabajo por parte de una persona puede deberse a muchos factores. Puede ser un despido, justificado o no, pero también cabe la posibilidad de que sea una decisión personal con la que el trabajador quiere abrir un paréntesis para buscar nuevos caminos profesionales. Este último caso es lo que se conoce como desempleo friccional.

¿Qué es el desempleo friccional?

Desempleo friccional es la situación en la que entra una persona de manera voluntaria cuando abandona un empleo anterior y hasta que encuentra uno nuevo.

La característica fundamental que define a este tipo de desempleo es la voluntariedad. El desempleo friccional no se produce por un despido ni es una situación no deseada para los trabajadores. Al contrario, es el trabajador el que opta por esta opción para encontrar otro puesto de trabajo o, simplemente, para estudiar o descansar.

Con estas características, el desempleo friccional suele darse en una economía próspera y con una gran capacidad de absorción de desempleados en el mercado laboral. Por definición, el desempleo friccional debe ser corto en el tiempo porque, si se alarga, la situación de los desempleados puede dejar de ser voluntaria.

Se habla de desempleo friccional durante un periodo aproximado de seis meses.

El desempleo friccional va a existir siempre porque siempre habrá un porcentaje de trabajadores, por pequeño que sea, que opte por dejar su empleo para buscar uno mejor o por otras razones y que se encuentre momentáneamente en el paro y buscando un nuevo trabajo. El desempleo friccional es, por tanto, uno de los que impide que se pueda hablar de pleno empleo en cifras absolutas en ninguna economía.

El desempleo friccional también es conocido como desempleo de búsqueda porque es el que se produce mientras se ajusta la oferta del trabajador y las necesidades del mercado, es decir, mientras busca su nuevo puesto de trabajo.

Desempleo friccional

Nuevos candidatos a un puesto de trabajo

Dentro de la categoría de desempleo friccional, no solo entran los trabajadores que abandonan un empleo para buscar otro. También se sitúan aquí las personas que se incorporan por primera vez a la fuerza laboral, pero todavía no ha encontrado un puesto de trabajo.

En este sentido, los recién licenciados o los jóvenes que buscan un puesto de trabajo por primera vez también se consideran desempleo friccional.

También entrarían dentro del desempleo friccional los trabajadores que buscan reincorporarse al mundo del trabajo tras un largo periodo de inactividad voluntaria y que se encuentran en un momento de búsqueda.

Diferencias con el desempleo estructural

En el caso del desempleo friccional, lo importante es que el trabajador toma la decisión de dejar el trabajo de forma voluntaria y espera encontrar empleo muy pronto. En definitiva, no es un problema para una economía que va bien y queda, además, en un ámbito cercano al individual.

Por el contrario, el desempleo estructural nace del desajuste entre la oferta de trabajadores en el mercado laboral y las necesidades reales de una economía. Si la oferta laboral está muy alejada de las características de la demanda se produce este tipo de desempleo, que no es voluntario y del que cuesta mucho salir.

Los cambios tecnológicos o la desaparición de industrias muy implantadas son algunas de las causas que pueden conducir al desempleo estructural al encontrarse determinados trabajadores sin un empleo específico y sin formación para poder conseguir otro.

Tampoco hay que confundir el desempleo friccional con el desempleo cíclico que es el que se produce durante un periodo de recesión.

Papershift
La organización de tu empresa en la nube
  • Programación de turnos
  • Control horario
  • Gestión de las vacaciones
  • Cálculo automático de la nómina
  • Análisis de datos e informes
Prueba Papershift 14 días gratis y sin compromiso.
Prueba 14 días gratis

Causas del desempleo friccional

Las causas que pueden llevar al desempleo friccional son muy variadas y dependen mucho de las circunstancias en las que se encuentren los trabajadores. Estas son algunas de las más comunes.

  • Cambio de residencia: Mudarse a otra ciudad es una de las razones más comunes para estar un tiempo en esta situación hasta que se accede a alguno de los puestos de trabajo de la nueva ciudad de residencia.
  • Disconformidad con el trato recibido por la empresa o el sueldoOtra de las grandes razones que llevan al desempleo friccional. El trabajador quiere buscar un entorno laboral mejor o más acorde con sus expectativas y decide abandonar su trabajo y buscar uno nuevo.La búsqueda de un mejor salario o un mayor reconocimiento lleva a muchos trabajadores a intentar conseguir un trabajo mejor.
  • Cuidado de algún familiarEl embarazo, el cuidado de los niños o de algún familiar enfermo es también, en muchos casos, una causa de desempleo friccional cuando las personas que han dejado sus empleos deciden reincorporarse al mundo del trabajo.La situación personal juega siempre un papel fundamental en el desempleo friccional porque es, en muchos casos, la que lleva al trabajador a dejar la ocupación que tiene en ese momento y buscar otra.
  • Necesidad de descansoLa necesidad de un tiempo de descanso mientras se buscan nuevos puestos de trabajo es también una de las causas que hacen que muchos trabajadores pasen a formar parte del desempleo friccional.
  • Mejora de la formación y las competenciasLa formación es clave para encontrar un empleo y conseguirla puede ser una razón de peso para abandonar el trabajo y regresar después a uno mejor con las habilidades y competencias que se han adquirido.Muchas veces la única forma de conseguir formación avanzada es dejar el trabajo y buscar después uno mejor con las habilidades adquiridas o también conseguir un trabajo que pueda realizarse junto con los estudios.

¡Prueba Papershift 14 días gratis!

Formas de medir el desempleo friccional

Es difícil obtener datos concretos sobre este fenómeno. Una buena forma de acercarse a su cifra real es la curva de Beveridge que pone en relación la tasa de desempleo con el número de vacantes sin cubrir. Si las dos son iguales, la economía solo tiene desempleo friccional o por causas estructurales.

También se puede realizar una aproximación estadística poniendo en relación el conjunto de la fuerza laboral con la suma del número de desempleados que están en situación de paro por haber abandonado el trabajo, las personas que se reincorporan al mercado laboral y las que acceden a él por primera vez.



Escrito porDaniela

Conectando Papershift con empresas y empleados, a través de contenido relevante en el ámbito de los Recursos Humanos.