Un momento clave en la vida de todo trabajador es cuando recibe su primera oferta de trabajo, y con ella, su esperada nómina.

Tal vez en demasiadas ocasiones surgen dudas sobre cuál es la masa salarial anual, la diferencia entre lo que paga la empresa y lo que recibimos, conceptos como IRPF, contingencias comunes… En definitiva, cuánto va  a percibir el trabajador al final en su cuenta bancaria.

Si bien estos conceptos parecen demasiado básicos, la poca cultura financiera que nos deja nuestro sistema educativo, y el desconocimiento generalizado de cómo se desglosan los ingresos, nos impiden saber estos datos.

En este artículo explicaremos de una manera sencilla qué es el salario neto, y en qué se diferencia del salario bruto, entre otros. A parte de esto entraremos en la parte más práctica viendo que impuestos y deducciones se aplican sobre nuestra nómina mes a mes y como poder calcular de manera simple cuánto recibiremos de forma definitiva en nuestra mensualidad

Sueldo neto mensual

¿Qué entendemos por sueldo neto?

Antes de definir el concepto de salario neto, hay que distinguirlo, poniéndolo en contraposición al concepto de salario bruto.

En primer lugar, el salario bruto es aquel ingreso que percibimos en nuestra nómina antes de descontar los impuestos correspondientes a cada país,  en este sentido y para seguir el hilo de este artículo nos referiremos a los impuestos de España.

En segundo lugar, cuando hablamos de salario neto, nos referimos al salario bruto menos los impuestos de los que hemos hablado punto el importe resultado de esta operación será nuestro salario neto.

Es importante que entendamos estos conceptos ya que el resto del artículo girará sobre estos ejes fundamentales.  No es posible entender estas ideas si no tenemos clara esta idea.

De este modo podríamos resumirlo de forma esquemática de la siguiente manera

SALARIO NETO=  SALARIO BRUTO – IMPUESTOS Y DEDUCCIONES EN NÓMINA

Salario neto vs. Salario bruto

Tal y como hemos dicho la diferencia principal entre salario bruto y neto es que uno no ha recibido el descuento de los impuestos y deducciones correspondientes mientras que el otro es el importe limpio que recibimos finalmente en nuestra cuenta bancaria.

Por otra parte es importante entender que para determinados cálculos de cara a Hacienda y para el pago de determinados impuestos gianvito esta tarde y de ámbito autonómico el cálculo se efectuará sobre  la masa salarial total anual sobre el salario bruto y en cambio otras veces se realizará sobre el salario neto.

Podemos ver el claro ejemplo en la temida declaración de la renta que año tras año tenemos que realizar los españoles que Percibamos más de 22000 € anuales o hayamos recibido sueldos de dos pagadores o más diferentes dentro del año fiscal.

Pues bien, en el caso de la declaración de la renta, el cálculo de los ingresos salariales se efectúa sobre el importe bruto, es decir antes de la deducción de impuestos.

Pero en cambio, si lo que queremos es solicitar una hipoteca en cualquier banco español, el cálculo, en cambio, se hará en base al salario neto, puesto que a la entidad bancaria lo que le interesa es cuánto percibimos de forma final, mes a mes.

Deducciones para calcular el salario neto

Calcular sueldo neto

En otro orden de cosas, realizando el desglose de una nómina estándar normal en España observamos que esta se divide en esencia en dos grandes apartados:

Por una parte encontramos las percepciones (lo que nos pagan) y por otro las deducciones (lo que nos descuentan)

De un lado, las percepciones, incluyen de forma habitual conceptos como sueldo, trienios, complementos de destinación, específicos, de peligrosidad, de turnicidad, horas extra, dietas, etc…

De otro lado, en el apartado de deducciones podemos encontrar conceptos tan importantes como el IRPF o Impuesto de la Renta de las Personas Físicas, que suele suponer el mayor descuento en porcentaje de nuestros ingresos, y que suele rondar entre el 5% y el 21% en la enorme mayoría de trabajadores, pudiendo llegar a un 47% en su tipo impositivo máximo en salarios de más de 300000€ anuales.

Este impuesto se calcula de forma semi-automática en base a conceptos como los ingresos brutos anuales, el número de hijos a cargo, situación familiar, discapacidades, etc.

Si el cálculo del IRPF está correctamente realizado por parte del pagador, no tendremos ningún problema con Hacienda al hacer la declaración, puesto que este se paga en base a la situación y salario de cada trabajador.

En muchas ocasiones encontramos otro concepto de IRPF de retribuciones en especie, sobre todo si nuestra empresa paga dietas de desplazamiento o alimentación.

Para finalizar, en el mismo apartado de deducciones figura Aportaciones del Trabajador a la Seguridad Social que incluye a su vez otros conceptos como Contingencias comunes, Formación profesional, etc.

Este apartado de Aportaciones a la seguridad social, nació con la idea de que todos los trabajadores sostuvieran el sistema de la SS en España y cada concepto que vemos, es para lo que se destina nuestro porcentaje salarial (formación de trabajadores en paro, bajas laborales,etc…)

En el apartado de deducciones también pueden aparecer conceptos como los temidos embargos de nómina, ya que es un concepto que acaba aplicando la empresa pagadora, por orden de la administración o de la autoridad judicial. Esto puede ocurrir por motivos tan variados como impuestos de circulación impagados, impagos de pensiones alimenticias, etc.

¿Cómo calcular salario neto?

En ocasiones, esta cantidad de conceptos, aportaciones, y deducciones desglosadas a su vez, en diferentes secciones con divergencias de porcentajes aplicados, hacen que la comprensión de la nómina sea complicada, y en demasiadas ocasiones, difícilmente calculable.

A continuación trataremos de arrojar un poco de luz sobre el asunto, con el fin de ayudaros a tomar el control de vuestra vida financiera.

Ejemplo:

Tomaremos como base por ejemplo una nómina de trabajador de la administración, un funcionario, ya que sus ingresos son públicos y están al alcance de todos en cualquier Boletín Oficial del Estado (BOE).

En primer lugar deberemos tener una nómina con nosotros para poder realizar los cálculos en base a los conceptos que nos vayamos encontrando.

En la parte superior de la misma, encontramos la cabecera, donde figuran los datos del trabajador, la identificación y dirección, número de la seguridad social, el periodo de liquidación, los días trabajados, el número de cuenta donde percibimos el ingreso y la empresa a la que pertenecemos. Esto es importante porque en ocasiones nos pueden pedir solo “esta cabecera de la nómina” para demostrar que somos trabajadores.

En la segunda sección localizamos las percepciones. Aquí deberemos sumar todos los conceptos que aparezcan, ni más ni menos.

En el caso de la nómina del funcionario en el apartado percepciones quedaria asi

  • SUELDO= 781,39€
  • TRIENIOS 6,00 * 28,59= 171,54€
  • Complemento específico=1.764,79€
  • Complemento de destino=  331,04€
  • Nocturnidad 4,00 *  2,86=11,44€
  • Horas extra 3,00 *  21,99 = 65,97€
  • TOTAL: 3127.66€

Este importe sería su salario BRUTO. Es decir el salario sin haber descontado aún ningún impuesto ni retención.

En el apartado de deducciones encontramos:

  • IRPF (20,02%) = 625,86€
  • IRPF RETRIB. ESPÉCIE (20,02%)  = 0,30€
  • Aportación del trabajador a la Seguridad Social =
  • Contingencias comunes       4,700%   166,23 €
  • Formación profesional            0,100%   3,54 €

 

Por lo tanto, sumando los importes de estos conceptos, vemos que al sueldo bruto habría que restarle aproximadamente 800€

Lo que en definitiva nos dejaría con un total líquido a percibir de unos 2326, que, esta vez sí, sería el salario neto del trabajador.

El principal problema de esto, es que varía enormemente entre trabajadores, y por cada situación personal, existen diferencias entre sueldos, retenciones, embargos, pagos deducibles, dietas, horas extra, lo que obliga a muchas pequeñas y medianas empresas a tener que contar con un departamento de contabilidad y nóminas exclusivamente dedicado a estas cuestiones, lo que incrementa de forma exponencial los costes.

Por suerte actualmente contamos con soluciones como Papershift, que se encarga de, entre otras tareas, calcular nóminas de forma automatizada y realizar los pagos de manera puntual, exacta y sin complicaciones.

Conclusión:

Saber es poder, y si hablamos de percepciones salariales, nóminas y obligaciones fiscales, cuanto más sepamos acerca de cómo se calculan, mucho mejor preparados estaremos para afrontar el mes a mes.

Ya seamos trabajadores por cuenta ajena, autónomos o empresas, el sistema de pago de nóminas y de cálculo de impuestos, es clave para una buena salud financiera.

Escrito porDaniela

Conectando Papershift con empresas y empleados, a través de contenido relevante en el ámbito de los Recursos Humanos.