El ausentismo laboral es uno de los problemas más comunes a los que se tienen que enfrentar los responsables de Recursos Humanos de cualquier empresa. La posibilidad de no poder contar con un trabajador o un grupo de trabajadores de forma reiterada es un duro golpe que impacta sobre la productividad del resto de los trabajadores que deben asumir las tareas del empleado que no acude a trabajar y sobre el rendimiento de la empresa que se ve mermado.

La tasa de ausentismo laboral no ha dejado de crecer durante los últimos años en España, especialmente en los que la pandemia se ha dejado sentir con más fuerza. En 2020, el Informe Adecco sobre Empresa Saludable y gestión del Absentismo cifra en casi 1.700 millones de horas de trabajo el tiempo perdido por este fenómeno y su impacto sobre la economía española en 36.900 millones de euros, un 3,3% del PIB.

Definición de ausentismo laboral

El ausentismo o absentismo laboral se produce cuando un trabajador no acude a su puesto de trabajo de forma reiterada. Estas ausencias provocan que sus tareas en la empresa queden abandonadas y sean otros empleados los que tengan que realizarlas o, directamente, no se llevan a cabo.

La Real Academia de la Lengua define ausentismo laboral como la “abstención deliberada de acudir al lugar donde se cumple una obligación”.

Ausentismo laboral

El ausentismo laboral no tiene nada que ver con la incapacidad temporal que se produce cuando hay una baja médica o con los permisos previstos por la normativa y de los que puede hacer uso el trabajador. Hablamos de ausentismo laboral, en la mayor parte de los casos, cuando la ausencia del empleado no está prevista, aunque pueda ser justificada o no.

No hay que olvidar que, en última instancia, el ausentismo laboral no es más que el incumplimiento del contrato. Por lo tanto, la empresa, en virtud del artículo 58 del Estatuto de los Trabajadores, puede sancionar a los trabajadores que faltan reiteradamente a su puesto de trabajo y el ausentismo laboral puede ser incluso motivo de despido disciplinario.

¿Qué es el índice de ausentismo o absentismo laboral en una empresa?

Es el índice que te permitirá conocer el nivel de ausentismo laboral en tu empresa para un periodo de tiempo determinado. La fórmula es muy sencilla, tan solo hay que dividir el número total de días o de horas de ausencia entre el total de días o de horas trabajadas.

El resultado se multiplica por cien y se obtiene el porcentaje de ausentismo laboral en la empresa. Hay una gran variedad de criterios para determinar cuál sería un porcentaje aceptable de ausentismo laboral, aunque, en líneas generales, se establece como válido por debajo del 5%.

Consecuencias del absentismo laboral de un trabajador

Las causas del ausentismo laboral pueden ser muchas y muy diferentes. En muchos casos, el estrés o la ansiedad que genera una determinada situación laboral o la mala configuración de equipos pueden ser las que desembocan en ausencias reiteradas que repercuten en las empresas.

Lo que sí queda claro son las consecuencias que el ausentismo laboral tiene para la empresa.

Descenso de la productividad

Es la principal consecuencia negativa que se desprende de las ausencias de un empleado en su puesto de trabajo. Normalmente, la empresa se ve obligada a cubrir la vacante con más tareas para el resto de empleados y, de esta forma, se resiente la productividad de una parte importante de la plantilla.

El resultado es que la producción o los servicios de la empresa pueden verse afectados y, en el peor de los casos, en aquellos en los que el trabajador tiene asignado un grupo de clientes o el desarrollo de un determinado proyecto, el ausentismo laboral puede acabar en la pérdida de clientes.

Aumento de los costes

En los casos de absentismo, la empresa puede verse obligada a pagar horas extra para cubrir las ausencias o, incluso a contratar a más personal por lo que los costes laborales pueden verse sensiblemente incrementados.

Empeora el ambiente en el puesto de trabajo

Las mismas consecuencias sobre el aumento de trabajo para el resto de compañeros son las que llevan a un empeoramiento del ambiente laboral al tener que hacerse cargo el resto de empleados de tareas que, en principio, no les corresponden. Si no se ataja a tiempo, un mal ambiente de trabajo generado por el absentismo puede ser un foco de estrés y ansiedad.

Los datos, la clave para atajar el absentismo laboral

Para poder actuar frente a los casos de absentismo laboral es imprescindible disponer de datos exactos sobre las ausencias de los trabajadores de la empresa. La mejor forma de tenerlos a disposición y controlar de cerca el absentismo laboral es un software de control horario y gestión de ausencias y vacaciones como Papershift.

Este programa permite registrar el inicio y la salida de la jornada laboral con total fiabilidad y saber, de este modo, las ausencias que se producen prácticamente al instante. Los datos pueden descargarse, además, en diferentes formatos para que los responsables de la empresa puedan contrastarlos con otros y disponer de la mejor información para tomar las medidas más adecuadas.

Al llevar el control de cada trabajador permite también valorar mejor los casos individuales en los que solo un trabajador o un pequeño grupo de trabajadores cae en el absentismo laboral.

Papershift
La organización de tu empresa en la nube
  • Programación de turnos
  • Control horario
  • Gestión de las vacaciones
  • Cálculo automático de la nómina
  • Análisis de datos e informes
Prueba Papershift 14 días gratis y sin compromiso.
Prueba 14 días gratis

Otras medidas para hacer frente al ausentismo laboral en la empresa

Un software de control de ausencias es la base para actuar frente al absentismo laboral, pero hay otras muchas medidas que también se pueden implementar en la empresa para reducirlo.

Recompensa la asistencia

Es una de las opciones más simples y de las que ofrecen un mejor resultado para hacer frente al absentismo. Extras o incentivos como colaboraciones con gimnasios o guarderías para los empleados que no faltan durante un periodo determinado de tiempo pueden ser grandes ayudas para combatir el absentismo laboral.

Facilitar el teletrabajo

Es una de las soluciones que pueden ayudar a aumentar el bienestar del trabajador y a evitar algunos problemas. Es una vía que vale la pena explorar cuando se trata de luchar contra el absentismo si lo permite las propias características de la empresa.

El trabajo en remoto ha demostrado, además, ser muy útil para incrementar la productividad y son muchas las empresas que han optado por establecer un modelo intermedio en el que se combina la presencialidad con el teletrabajo en diferentes días de la semana.

Flexibilizar los horarios

Los problemas de absentismo en una empresa pueden tener su raíz en la imposibilidad de los empleados de conciliar la vida laboral y la personal. Contar con más posibilidades en los horarios o flexibilizarlos para hacerlos más accesibles puede solucionar estos problemas de conciliación en la empresa y reducir el ausentismo de los empleados.

Redistribuir las cargas de trabajo

Es otro de los aspectos que debe tener en cuenta cualquier empresa cuando aborda problemas de ausentismo. Un exceso de tareas y, como consecuencia, una presión demasiado elevada sobre los trabajadores puede llevar al estrés y a que el trabajador se ausente de su puesto de trabajo.

Es importante revisar la carga de trabajo de cada empleado y si realmente es adecuada para él. En muchas empresas el absentismo puede deberse a una excesiva carga de trabajo que se soluciona simplemente aumentando la plantilla.

Mejora las condiciones del centro de trabajo

Unas condiciones higiénicas adecuadas en las empresas y contar con muebles y dispositivos para poder realizar el trabajo evitando malas posturas o dolores son elementos que ayudan a evitar problemas de salud que acaben desembocando en el ausentismo del empleado.

Un centro de trabajo bien diseñado y con los materiales y elementos necesarios para cuidar la salud de los trabajadores tiene una repercusión muy importante sobre el índice de ausentismo y sobre el trabajo de los propios empleados.

Tipos de absentismo

Hay que recordar que recordar que, además de la ausencia injustificada en el puesto de trabajo, que sería el ausentismo en su acepción más común, existen también otros tipos de ausentismo laboral.

En muchas ocasiones se consideran también ausentismo las ausencias justificadas por permisos o por alguna razón que aporta el empleado. También se considera ausentismo en las empresas el presentismo, que sería la asistencia del empleado al puesto del trabajo, pero sin que, realmente, lleve a cabo sus tareas.

Una subcategoría dentro del presentismo sería el ausentismo emocional en el que el empleado está trabajando, pero no con el rendimiento que se espera de él porque está más pendiente de situaciones de su vida privada.

¿Cuándo puede terminar en un despido procedente?

El Estatuto de los Trabajadores sitúa en el 20% de las jornadas hábiles durante dos meses consecutivos siempre que el total de faltas de asistencia en los doce meses anteriores alcance el 5% el límite a partir del cual, el ausentismo puede ser motivo de despido sin indemnización. No influye que las ausencias estén o no justificadas.

También puede ser causa de despido si las ausencias llegan al 25% de las horas hábiles durante un periodo de cuatro meses discontinuos durante un año.

¡Prueba Papershift 14 días gratis!