Plan de formación

Un plan de formación es una herramienta imprescindible para poder adecuar la plantilla existente a las necesidades futuras de la empresa y ahorrar tiempo y dinero al conjunto de la entidad.
Plan de formación

La constante evolución de tecnologías y conocimientos hace necesario la actualización constante de los conocimientos y habilidades de los empleados de cualquier empresa.

La formación es la herramienta más eficaz para alcanzar nuevas cotas de productividad y rendimiento en la empresa y conseguir una plantilla lo más ajustada posible a las necesidades presentes y futuras de la organización.

Los planes de formación están cada vez más presentes en las empresas como un medio imprescindible para crecer y alcanzar todo el potenciar de la plantilla. Esta tendencia se puede apreciar en conocidas empresas como Inditex que destina más de dos millones y medio de euros a la formación de sus empleados.

¿Qué es el plan de formación de una empresa?

El plan de formación está integrado por la estrategia y las acciones que toma una empresa para ofrecer formación específica y capacitación a sus empleados que repercuta en el crecimiento y la mejora del rendimiento en la empresa.

Los planes de formación de las empresas parten de la plantilla existente para detectar sus carencias y establecer los cursos o acciones formativas necesarias para mejorar las competencias de los empleados.

Plan de formación

Beneficios del plan de formación para la empresa y los empleados

El plan de formación debe formar parte del plan estratégico de la empresa y se enmarca también dentro de los planes de carrera que se crean dentro de la entidad. Su periodo de vigencia suele ser anual y su implementación tiene importantes beneficios.

  • Detección de carencias, brechas de competencias y duplicidades en la plantilla que restan productividad en la empresa.
  • Evita la fuga de talento y potencia el interno al ofrecer la formación necesaria para seguir un plan de carrera o, simplemente, para acceder a un nuevo puesto de trabajo. Permite también el reskilling cuando es necesario.
  • La existencia de un plan de formación es también un atractivo importante para captar talento externo para las empresas.
  • Aumenta la satisfacción de los trabajadores que reciben la formación que necesitan para su trabajo y, por lo tanto, su compromiso con la empresa. El trabajador se siente mucho más valorado cuando hay un plan de formación porque supone valorar su esfuerzo y capacitación dentro de la organización.
  • Permite crear los perfiles de empleados más adecuados, desde los más especializados hasta interdisciplinares, en función de las características de la empresa.
  • La formación impulsa la innovación en la empresa con trabajadores más preparados y capaces de desarrollar nuevos productos o servicios. Permite situar a la empresa a la vanguardia de su sector potenciando las competencias de los empleados.
  • La formación específica para determinados puestos de trabajo y en general en prevención de riesgos laborales reduce las bajas y los costes asociados a ellas.
  • Refuerza el employer branding de la empresa con empleados que comprueban que la empresa valora y potencia su crecimiento profesional y que se encargan de publicitarlo.

¿Cómo se crea un plan de formación?

Situación de partida de la plantilla de la empresa

Para trazar un buen plan de formación de una empresa, el primer paso es conocer las competencias y habilidades de los trabajadores de la empresa y cuáles deberían ser mejoradas tanto para el puesto de trabajo que ocupan ahora mismo como para el que pudieran desempeñar en el futuro.

Obtener datos fiables y exactos de la organización y características de la empresa es el primer paso.

Hay que tratar de individualizar al máximo este proceso para conocer con exactitud la situación de cada trabajador y crear el plan de formación más adecuado. Encuestas y, sobre todo, la evaluación de desempeño, además de otras herramientas, permiten disponer de los datos necesarios para este paso 1 y diseñar un plan de formación ambicioso y efectivo para la plantilla de la empresa.

Papershift gratis por 14 días
La organización de tu empresa en la nube
  • Programación de turnos
  • Control horario
  • Gestión de las vacaciones
  • Cálculo automático de la nómina
  • Análisis de datos e informes
Prueba Papershift 14 días gratis y sin compromiso.
Prueba 14 días gratis

Establecer los objetivos

Un buen plan de formación debe tener objetivos concretos y coherentes tanto para cada uno de los trabajadores a los que afecta como para el conjunto de la empresa.

Los objetivos de un plan deben fijarse para los empleados y mostrarán que conocimientos deben adquirir, pero también para la empresa en general, con los objetivos que se quiere alcanzar.

Organizar la distribución del plan de formación

Un Plan de formación puede centrarse en un único trabajador, en todos los de la empresa o abordarlo por equipos en base a sus funciones, con un plazo de tiempo determinado para cada uno de ellos y con un objetivo concreto.

Esta última opción es la más habitual, pero para poder ponerla en práctica es muy importante delimitar claramente los grupos de trabajadores de cada sector de las empresas que tendrán que recibir una formación determinada y diferente en cada caso.

Elegir la formación

Desde cursos online hasta clases magistrales o actividades formativas en las que la protagonista es la práctica. Hay muchas posibilidades para elegir la formación y hay que seleccionar bien lo que se quiere incluir en el plan de formación porque será la clave para que tenga éxito.

No hay que olvidar que formación no es solo todo lo relacionado con los aspectos técnicos o los conocimientos de un sector económico concreto. También se incluyen aquí actitudes y habilidades personales que es necesario potenciar para conseguir un determinado perfil de trabajador y que deben ser tenidas en cuenta en los planes de formación de las empresas.

La metodología y la manera en la que se aplica el este tipo de plan no debe nacer solo del departamento de Recursos Humanos, sino que los propios empleados tienen que aportar sus propias ideas y opiniones para diseñar un plan que sea de todos.

De hecho, buena parte de la formación puede ser interna a través de lo que pueden aportar algunos trabajadores para mejorar la realización de las tareas por parte de sus compañeros.

Establecer horarios y lugares

Es muy importante fijar aspectos básicos cómo si los empleados recibirán la formación que prevé el plan dentro de su horario de trabajo o fuera de él. También si serán expertos los que acudirán al centro de trabajo para formar a los trabajadores o se optará porque sean los propios empleados los que se desplacen a centros de formación en los que lleven a cabo cursos y acciones de formación.

¡Prueba Papershift 14 días gratis!

Evaluación

El plan de formación ha de conseguir unos objetivos concretos que deben estar claros desde el principio. Por eso, Recursos Humanos debe establecer un calendario concreto para evaluar el desarrollo del plan de formación y determinar si se está llevando a cabo correctamente.

A la finalización del plan de formación debe haber una nueva evaluación del desempeño que permita determinar si se han alzado los objetivos previstos dentro del plan de formación y los empleados de las empresas han alcanzado las competencias previstas inicialmente.



Escrito porDaniela

Conectando Papershift con empresas y empleados, a través de contenido relevante en el ámbito de los Recursos Humanos.