Buenas prácticas

Las empresas tienen cada vez más en cuenta el bienestar de sus trabajadores y el impacto de su actividad en la sociedad y siguen buenas prácticas que ayuden a crear un buen ambiente laboral.
Buenas prácticas

Asumir buenas prácticas que conduzcan a mejorar el entorno laboral y a mejorar la responsabilidad social y el compromiso con la actividad que se realiza se ha convertido en uno de los grandes retos de las empresas.

Entender cuáles son estas buenas prácticas y cómo aplicarlas es muy importante para desarrollar la cultura y los valores de la empresa.

¿Qué son las buenas prácticas?

En general, se entiende que una buena práctica es “una experiencia positiva, probada y replicada en contextos diversos y que, por consiguiente, puede ser recomendada como modelo. Merece ser compartida para que el mayor número de personas pueda adaptarla y adoptarla”.

En el caso de las buenas prácticas en el mundo empresarial, el concepto hace referencia a las acciones e intervenciones que repercuten en una mejora del bienestar de los trabajadores, el compromiso con la sociedad y el avance hacia la sostenibilidad.

¿Por qué utilizar buenas prácticas?

Un programa de integración de buenas prácticas tienen consecuencias positivas en muchos ámbitos. Una de las más interesantes es que mejoran los resultados y el funcionamiento de las organizaciones a través del aumento de la satisfacción del trabajador con medidas encaminadas a facilitar la conciliación laboral o familiar o las condiciones de trabajo.

La incorporación de buenas prácticas se hace a través de cambios que son percibidos de forma muy positiva por los trabajadores, refuerzan su compromiso con la empresa y son un atractivo más para la incorporación de nuevo talento y el employer brand de la entidad.

Las buenas prácticas también mejoran las relaciones con el conjunto de la sociedad y con las instituciones que la integran al atender a criterios como la diversidad o la igualdad en las estrategias de la empresa.

La responsabilidad social también se ve reforzada cuando las buenas prácticas se dirigen al desarrollo sostenible, una mayor calidad y la búsqueda de un proceso de producción más respetuoso con el medio ambiente.

Buenas prácticas en la empresa

Existen una gran cantidad de intervenciones y medidas que pueden considerarse buenas prácticas. Éstas son algunas de las más importantes:

Con los trabajadores

  • Conciliación familiar: La conciliación familiar es una de las buenas prácticas más reconocidas por las empresas y un objetivo que se plantean muchas de ellas. La flexibilidad horaria es el instrumento más útil para avanzar en la conciliación familiar, pero también lo puede ser otorgar permisos cuando el trabajador los necesita en un momento concreto o poner en marcha servicios como las guarderías en las empresas. Es muy importante individualizar las medidas porque la conciliación es entendida de forma muy diferente por cada trabajador o familia.
  • Salud: Tener en cuenta la salud de los empleados y cómo se puede ver afectada por las condiciones laborales es otra de las buenas prácticas empresariales que se pueden aplicar en la empresa. Es especialmente necesaria en trabajos en los que los empleados soportan condiciones más duras y es muy interesante en las empresas que tienen un sistema de turnos de trabajo  para comprobar como afecta esta forma de trabajar a la salud.Sin embargo, la salud se puede cuidar en todos los empleos a través de medidas como fomentar hábitos saludables de trabajo o potenciar la ergonomía de los diferentes elementos del puesto de trabajo. Los tiempos de descanso en el trabajo juegan también un papel muy importante para reforzar la salud en el trabajo y deben respetarse, reforzarse y propiciar que se puedan dar en un entorno adecuado y junto a más compañeros.
  • Formación: Trabajar la formación constante de los trabajadores una de las buenas prácticas que suelen acompañar a algunas empresas, pero es también una necesidad en la gestión de la empresa porque repercute en su rendimiento y productividad. No se trata solo del plan de formación que se pueda desarrollar, sino también de acciones formativas que puedan surgir en momentos puntuales o para determinadas cuestiones. La aplicación de buenas prácticas en el desarrollo de la actividad laboral tiene consecuencias positivas para toda la empresa que ve como se reducen los costes al disminuir las horas extra, las ausencias de los empleados y las necesidades de contratación.
Papershift
La organización de tu empresa en la nube
  • Programación de turnos
  • Control horario
  • Gestión de las vacaciones
  • Cálculo automático de la nómina
  • Análisis de datos e informes
Prueba Papershift 14 días gratis y sin compromiso.
Prueba 14 días gratis

Con la sociedad

  • Atención a la diversidad: Una de las buenas prácticas empresariales que más repercuten en el bienestar de la sociedad en la que desarrolla su actividad la empresa es la atención a la diversidad. Es importante que la empresa cuente con un Plan de diversidad y que, si no es así, valore la importancia de contar con empleados con perfiles muy diferentes, desde el país de procedencia hasta aspectos como la raza, la religión o las características culturales. Hay que evitar a toda la costa la discriminación, consciente o inconsciente, que se pueda producir durante un proceso de contratación hacia determinados colectivos. La diversidad aporta otros enfoques, innovación y es una de las buenas prácticas que más importancia tienen para cualquier empresa y para garantizar la inclusión laboral de todos los colectivos de la sociedad.
  • Igualdad: Todas las empresas con más de 50 trabajadores están obligados a tener un plan de igualdad y las que tienen menos de 50 empleados también tienen que tomar algunas medidas de forma obligatoria como llevar un registro retributivo. La ley obliga a trabajar por una igualdad real entre trabajadores y trabajadoras, pero la empresa puede hacer mucho más a través de buenas prácticas que ayuden a que exista una auténtica igualdad de oportunidades.
  • Calidad: Toda la empresa debe trabajar con la calidad como objetivo, pero no solo dentro del proceso de producción o prestación de un servicio, sino también como compromiso con los clientes y con la sociedad en general. Ofrecer la mejor calidad posible forma parte de las buenas prácticas que debe mantener la empresa con sus empleados y con la sociedad en general.
  • Contratación estable: Es otra de las acciones y buenas prácticas que puede llevar a cabo la empresa. No se trata de que todos los contratos sean indefinidos, sino que de exista una tendencia a ofrecer la máxima seguridad posible a las personas que son contratadas por las empresas. En algunas ocasiones, el contexto permitirá la contratación indefinida y, en otros casos, se tendrá que optar por un modo distinto de contratación.

¡Prueba Papershift 14 días gratis!

Con el medio ambiente

  • Producción sostenible: Cada vez más, la sociedad y los clientes demandan a las empresas valores claros de compromiso con la sostenibilidad y el respeto del medio ambiente. En este sentido, la implementación de buenas prácticas que permitan avanzar en esta dirección son imprescindibles en las empresas que cuenten con estrategias a medio y largo plazo.
  • Menos desechos y más reciclaje: Una de las buenas prácticas que están adoptando las empresas para favorecer la sostenibilidad es mejorar la recogida y gestión de los desechos de las empresas y su reciclaje. También se está extendiendo cada vez más el uso de materiales reciclados para diferentes productos como las prendas de ropa.Las experiencias en este sentido en diferentes sectores y las soluciones adoptadas han sido muy bien acogidas por los clientes en particular y por toda la sociedad que valora la implicación de las empresas con el entorno en el que realiza su actividad.

La introducción de buenas prácticas en las empresas permite conseguir mejores resultados, reforzar la imagen de la entidad, potenciar su responsabilidad social y contar con trabajadores más motivados y con un compromiso mayor con las empresas.



Escrito porDaniela

Conectando Papershift con empresas y empleados, a través de contenido relevante en el ámbito de los Recursos Humanos.