Cuando se trata de conciliar la vida laboral y familiar, la reducción de jornada juega un papel fundamental. Este derecho permite al trabajador o trabajadora recortar su jornada laboral para dedicar más tiempo al cuidado de hijos o familiares a su cargo.

El Diccionario Panhispánico del Español Jurídico define la reducción de jornada como “minoración del tiempo de trabajo” y especifica que “procede en los supuestos de nacimiento de hijo, adopción o acogimiento y para la realización de prácticas de seguridad e higiene. También se concede a la trabajadora víctima de la violencia de género”.

A pesar de que suele relacionarse con el cuidado de un menor, como se aprecia en la definición, la reducción de jornada puede reclamarse por un abanico más amplio de supuestos.

Este cambio en la jornada siempre lleva aparejada una disminución proporcional del salario. Desde 2019 se puede, además, reorganizar la jornada sin tener que reducirla para lograr la conciliación familiar sin tener que renunciar al trabajo y el salario.

¿En qué consiste la reducción de jornada por motivos familiares?

La reducción de jornada está regulada en el artículo 37.5 del Estatuto de los Trabajadores. Consiste, en definitiva, en una reducción de las horas de trabajo de la jornada laboral diaria para el cuidado de un menor de 12 años o una persona con discapacidad que no tenga una actividad laboral retribuida.

La reducción de la jornada de trabajo no puede ser limitada por el convenio colectivo ni por la empresa y no existen requisitos en cuanto a la antigüedad o tipos de contratos en los que pueda solicitarse. Siempre se puede aplicar.

El trabajador en una jornada reducida puede volver en cualquier momento a su jornada ordinaria sin que el empresario pueda tampoco oponerse a ello.

¿Quién tiene derecho a reducción de jornada?

Un trabajador puede hacer esta solicitud cuando se cumple alguno de estos supuestos:

Cuidado de un menor de 12 años

El límite son los 12 años y, en caso de divorcio, podrá solicitar la reducción de la jornada de trabajo el responsable del menor que tenga la guarda legal. En el caso de ser un bebé, se puede combinar con el permiso de lactancia hasta los nueve meses de edad.

Cuidado de hijos con alguna discapacidad física, psíquica o sensorial

Los hijos no deben tener una actividad retribuida ni tampoco deben poder valerse por sí mismos para que pueda realizarse la reducción de jornada. La reducción de jornada podrá extenderse tanto tiempo como sea necesario, no hay límite.

Ayuda a un hijo por hospitalización o tratamientos continuados

La hospitalización o los tratamientos deben ser consecuencia de una enfermedad grave como puede ser el cáncer. En este caso puede solicitarse hasta que el hijo cumpla los 18 años.

Cuidado de un familiar directo que no pueda valerse por sí mismo

Podrá ejercitarse el derecho a la reducción de jornada con familiares hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad que no pueda valerse por sí mismos y no tenga actividad retribuida. Tampoco aquí hay límite de tiempo para la reducción de jornada.

Víctimas de violencia de género o terrorismo

También en este caso tendrán derecho a la reducción de jornada. No hay un plazo máximo para la reducción de la jornada.

El Estatuto de los Trabajadores precisa que si dos o más trabajadores de una misma empresa solicitan la reducción de jornada por cuidado de una misma persona, el empresario podrá limitar esta reducción de la jornada por razones justificadas de funcionamiento de la empresa.

¿Cuánto se puede reducir la jornada y cómo se concreta el horario?

El Estatuto de los Trabajadores establece que la reducción que se haga en la jornada del trabajador debe ser de un mínimo de un octavo y un máximo de la mitad de la jornada laboral diaria.

Aunque el convenio colectivo puede establecer algunas premisas, la concreción del horario de la jornada laboral reducida corresponde al trabajador o trabajadora. También determinar el periodo durante el que disfrutará de la reducción de jornada.

Reducción de jornada

La reducción debe producirse dentro del horario que tenía el trabajador y debe producirse todos los días. No se puede acumular ni distribuir de forma desigual en diferentes días. De igual manera, la reducción se puede solicitar con la adaptación de jornada y en este caso se garantiza la elección del horario y turno deseados por el trabajador.

¿Cuánto baja el sueldo cuando hay reducción de jornada?

La baja del salario es proporcional al cambio que se haga en la jornada laboral. El recorte afecta tanto al salario base como a los complementos que aparecen en la nómina, aunque algunos de ellos pueden no verse afectados.

¿Qué ocurre con las cotizaciones cuando hay reducción de jornada por cuidado de hijos o familiares?

Por lo que respecta a las cotizaciones a la Seguridad Social, se incrementarán hasta el 100% de lo que hubiera correspondido de mantener la jornada laboral completa para prestaciones por jubilación, incapacidad permanente, muerte y supervivencia o por nacimiento los dos primeros años de reducción de jornada por cuidado de un menor de 12 años.

En el caso de que la reducción sea por cuidado de una persona con discapacidad o un familiar que no pueda valerse por sí mismo, las cotizaciones a la Seguridad Social especificadas arriba se mantendrán al 100% durante un año.

El convenio colectivo puede ampliar estos plazos, pero en ningún caso reducirlos.

Después, las cotizaciones serán proporcionales a los cambios que se hagan en la jornada.

¿Cómo se solicita la reducción de jornada?

No es obligatorio si no lo indica el convenio colectivo, pero es muy conveniente presentar la solicitud por escrito. Si no hay un modelo en el convenio colectivo, tan solo hay que presentar un escrito porque no existe una plantilla oficial.

Cuando se hace esta solicitud por cuidado de un menor o un familiar debe tener un preaviso con 15 días de antelación. La reincorporación también debe contar con un preaviso con 15 días de antelación.

Discrepancias en la reducción de jornada

La empresa no puede negarse a esta petición porque es un derecho del trabajador. Puede rechazar el horario propuesto por el trabajador por razones de producción porque considera que existe mala fe e intentar negociarlo.

Si no hay acuerdo, el trabajador tiene 20 días hábiles desde la negativa para presentar una demanda en los Juzgados de lo Social. Esta demanda se resolverá por un procedimiento especial de urgencia y la sentencia no se podrá recurrir.

Despido cuando hay jornada reducida

Durante este periodo, el trabajador cuenta con una mayor protección frente al despido. Cuando se trata de un despido objetivo, la empresa no solo debe argumentar las causas del despido sino también por qué se elige a ese trabajador y no a otro.

Si la empresa no consigue convencer al juez, el despido será declarado nulo por vulneración de de derechos y la empresa tendrá que reincorporar al trabajador y pagar los salarios de tramitación de los meses transcurridos.

Además, la indemnización que recibe el trabajador por despido es la misma que si no tuviera reducción de jornada.

¡Prueba 14 días gratis de Papershift!

Escrito porDaniela

Conectando Papershift con empresas y empleados, a través de contenido relevante en el ámbito de los Recursos Humanos.